Sólo Dios perdona

Violenta y recargada película del director de Drive, que supuso una de las grandes decepciones en el último Festival de Cannes 

Sólo Dios perdona

Sólo Dios perdona: Asfixia estilística

Sólo Dios perdona | En 2011 el danés Nicolas Wending Refn logró con sólo una película pasar de ser un director europeo prácticamente desconocido a uno de los cineastas más valorados en la actualidad. Con Drive ganó el premio al mejor director en Cannes, gracias entre otras cosas al guión de Hossein Amini (Jude, Las alas de la paloma, Blancanieves y la leyenda del cazador) y a la interpretaciones excepcionales de Ryan Gosling, Carey Mulligan y Bryan Carnston.

No me entusiasmó Drive, aunque comprendo que es una película que tenía momentos excepcionales. Pero en Sólo Dios perdona se confirman mis temores hacia Wending Refn.

En esta ocasión el argumento de centra en el mundo de las apuestas, el narcotráfico y la prostitución en Bangkok. Hay venganza, corrupción y una maquiavélica relación materno-filial entre Kristen Scott Thomas y Ryan Gosling.

Pero sobre todo la película transmite un exceso de estilismo vacío de contenido. Los 90 minutos se hacen eternos con los rostros hieráticos difuminados por las sombras y las luces rojas, por los interminables momentos de silencio y quietud rotos por planos salvajes. La película no te transmite más que un aburrimiento notable ante tanto subrayado y pedantería visual, ante tanto desaprovechamiento de dos actores sublimes como Scott Thomas y Gosling, encarcelados en una inexpresividad egipcia «de encargo».


Sólo Dios perdona

Dirección y Guión: Nicolas  Winding Refn Fotografía: Larry Smith Montaje: Mathew Newman Música: Cliff Martinez Intérpretes: Ryan Gosling, Kristin Scott Thomas, Tom Burke Duración: 90 minutos Distribuidora: Vértigo Público adecuado: +18 años (XV+)

Only God Forgives. Dinamarca, Francia. 2013. Estreno en España: 31/10/2013