Soy el número cuatro: Caza al marciano

La nueva película del director de La conspiración del pánico no es nada original, pero como adaptación de una novela para adolescentes publicada en 2010 con vocación de saga me parece más divertida que Crepúsculo, pero bueno es que casi cualquier cosa es más entretenida que la historieta del chico de los polvos de talco y la chica con perpetua carita de pena.

Soy el número cuatro se inspira en Terminator y en 10 o 12 películas más, va de unos marcianos que vienen a cazar a otros marcianos que se han refugiado en la tierra. Es ese tipo de novela que sale del cine y acaba convirtiéndose en cine.

Lógicamente hay love story de instituto entre el marciano y una rubia mona (una de las protagonistas de Glee), persecuciones y efectos especiales y los malos con unos tatuajes que ya están más vistos que el flequillo de Cristiano Ronaldo. Y poco más. Para adolescentes que quieran pasar el rato con el cerebro desenchufado y sean poco exigentes. El protagonista es aquel chico rubio de Operación Stormbraker, una cinta también juvenil que tenía su gracia. Más que ésta.

Lo mejor: Una persecución.

Lo peor: Lo que le cuesta arrancar.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Guillermo Navarro
  • Montaje: Jim Page, Vince Filippone
  • Música: Trevor Rabin
  • Duración: 101 min.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Disney
  • EE.UU. (I Am Number Four), 2011
  • Estreno: 8.4.2011
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor