Stopped on Track: Intolerable crueldad

Stopped on Track | En el marco del 14 Festival de Cine Alemán en Madrid, estrena en España Andreas Dresen su última película. Una cinta que ha resultado la gran ganadora de los premios de cine germano este año. Y yo pensaba, mientras trataba de ver la película, que los académicos alemanes deben ser algo así como pequeños merkeles con estómago a prueba de bombas. La cinta de Dresen es lo más brutalmente indigesto que he visto en meses (quizás en años) pues se trata, como definió con lucidez Olga Pereda (El Periódico) a la salida del pase, de la filmación de una muerte en directo. En seco, sin anestesia ni paliativos.

Dice Dresen que dudó si hacer un documental o una ficción y que, finalmente, se decantó por la ficción. El resultado, sin embargo, está más cerca del documental. Al espectador no se le ahorra ninguno de los procesos que acompañan a la enfermedad y, lo que se supone ficción -un par de toques de humanidad de la familia-, está narrado de una forma tan seca, tan adusta, tan alemana, tan cerrada a todo tipo de mínima trascendencia que no supone demasiado contrapunto. Al contrario, es solo un subrayado para remarcar la tragedia. La realidad de la muerte y de estos procesos es crudísima, pero en este caso la ficción supera a la realidad.

Es interesante la coincidencia en la cartelera de la película de Dresen y Rosales (Sueño y silencio). Ambas son dos buenas historias sobre la muerte… vista desde un ángulo radicalmente opuesto. Personalmente, me quedo con la del catalán. La alemana no se la recomendaría ni a mi peor enemigo.

Lo mejor: Que no hay ninguna obligación de verla.

Lo peor: Que la ficción supera a la dura realidad

Ficha Técnica

  • Fotografía: Michael Hammon
  • Montaje: Jörg Hauschild
  • Duración: 110 min.
  • Público adecuado: +18 años (V+)
  • Distribuidora: Paco Poch
  • Alemania (Halt auf freier Strecke), 2011
  • Estreno: 8.6.2012
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete