· Un derroche de talento que solo a quienes conozcan el tema de muy cerca y admiren a Gibbon podrán apreciar.

Canción para sufridores

En pocas palabras: Terence Davies utiliza una novela de Lewis Grassic Gibbon para dar rienda suelta a su inmenso talento, que podría dedicar a causas mejores. El director de The Deep Blue Sea mete el dedo en la miseria moral de una sociedad y de unos personajes, y lo hace con una bella fotografía, con unos actores espléndidos y con una mala idea notable.

La historia de Sunset Song comienza en una granja escocesa a comienzos del siglo XX. El patriarca, un malhumorado y odioso Peter Mullan, hace insoportable la existencia de todos los suyos. Chris, su hija y esclava, consigue casarse por amor y llevar las riendas de la finca; cuando su vida parece sonreírle, la Primera Guerra Mundial se lleva a su marido al frente…

La puesta en escena es preciosa; la fotografía, impecable; la narrativa, pobre; el tema, insufrible. Un derroche de talento que solo a quienes conozcan el tema de muy cerca y admiren a Gibbon podrán apreciar.

Ficha Técnica

  • Dirección y  Guion: Terence Davies
  • Fotografía: Michael McDonough
  • Montaje: David Charap , Ruy Diaz
  • Música: Gast Waltzing
  • Intérpretes: Peter Mullan, Agyness Deyn, Kevin Guthrie, Ian Pirie, Niall Greig Fulton, Hugh Ross, Jamie Michie, Douglas Rankine, Jim Sweeney
  • Duración: 135 min.
  • Público adecuado: +16 años (XV)
  • Distribuidora: Festival
  • Luxemburgo, Reino Unido, 2015
  • Estreno: 22.7.2016
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.