Superpoli de centro comercial: Apatrulla como puedas

Paul Blart, vigilante de seguridad en unos grandes -gigantescos, más bien- almacenes, es un auténtico perdedor: gordo, simple, bonachón y fracasado en todos sus proyectos. Aspira a ser policía de verdad, pero suspende los exámenes una y otra vez.

Dentro de la infinita serie de comedias bobas protagonizadas por un tontaina a la que se asemeja, esta película con Kevin James (Hitch, 50 primeras citas) sorprende porque el personaje principal, a pesar de sus claras limitaciones, no es un idiota, sino un hombre corriente por el que se puede sentir simpatía.

Superpoli de centro comercial habla del esfuerzo de la gente sencilla por mejorar y se ríe de los estereotipos al uso: fuerzas de elite, supercriminales expertos en artes marciales, ejecutivos de lujo que se llevan a las mujeres más atractivas, y tantos otros. La aventura de Paul va a más, entretiene y divierte, y además es -de verdad- para todos los públicos. Tal vez por ello ha sido la sorpresa de la temporada en Estados Unidos, con un gran éxito en taquilla.

Sinopsis

Paul Blart (James) es un padre soltero del extrarradio de la ciudad que pretende ganarse la vida como guardia de seguridad en un gran centro comercial de Nueva Jersey. A pesar de que apenas nadie toma su trabajo en serio, Paul cree que está al frente de la seguridad del recinto al completo. Cuando un atraco cierra las puertas del propio centro comercial, Blart tendrá que convertirse en un policía de verdad.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Russ T. Alsobrook
  • Montaje: Jeff Freeman
  • Música: Waddy Wachtel
  • Duración: 91 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Sony
  • EE.UU. (Paul Blart: Mall Cop), 2009
  • Estreno: 27.3.2009
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.