The game: Un filme intrigante

Nicholas Van Orton (Michael Douglas) es un adinerado hombre de negocios en San Francisco, obsesionado con controlarlo todo. En su rutinaria y egoísta vida, aparece un regalo de cumpleaños que le hace su hermano pequeño Nickie (Sean Penn). El regalo es una tarjeta de una empresa que organiza juegos personalizados para sus clientes. Nicholas accede por curiosidad. Desde ese momento se verá envuelto en una multitud de hechos insólitos, de asesinatos y de falsas identidades que no se verán resueltas hasta pocos minutos antes del final del film.

Fincher consigue una buena película de acción, que mantiene en vilo al espectador y sufre al igual que el personaje de Nicholas Van Orton hasta la catarsis final de la película.

Detrás de esta película de aspecto comercial, los guionistas Brancato y Ferris (La red) elaboran un discurso de cierto calado. David Fincher se despacha con una realización sencilla y correcta, con pocos alardes visuales (lejos del manierismo de La habitación del pánico). No se apresura por deslumbrar al espectador, y es a la media hora cuando éste congenia con la trama. La dirección de actores deja a Michael Douglas que haga de sí mismo -en ocasiones se confunde con el personaje de Un día de furia-, y concede poco espacio a Sean Penn.

Entre los materiales adicionales que contiene la edición en DVD, se encuentran media hora de imágenes detrás de las cámaras, comentarios de audio de la película y un final alternativo muy a lo Orson Welles.


The game

EE.UU., 1997

Ficha Técnica

Harris Savides James Haygood Howard Shore Universal Pictures 128 min.

Reseña Panorama
s
Victoriano Rubio
Director y guionista de cine