The Outpost: Un puesto indefendible

· Crítica de The Outpost | Estreno 8 de septiembre de 2020.

· Consigue Lurie arran­car unas interpretaciones espectaculares a todo el re­parto, jóvenes desconocidos en su mayoría.

El 3 de octubre de 2009 el puesto norteamericano Kea­ting, en Afganistán, fue atacado por varios cientos de combatientes talibanes. El oficial al mando intentaba es­tablecer relaciones amistosas con las tribus locales. El puesto en cuestión estaba situado en la peor posición posible, al fondo de un pequeño valle, rodeado de mon­ta­ñas, y con tan solo 53 soldados para su defensa. La ba­ta­lla duró dos días y, aunque rechazaron a los enemigos, tu­vieron tantas bajas que resultó el combate más mor­tí­fe­ro del año. En 2012 el periodista Jack Tapper publicó un relato sobre los hechos titulado The Outpost: An Untold Story of American Valor. Es la base de esta película.

- Anuncio -

Los guionistas Eric Johnson y Paul Tamasy (Día de pa­triotas, The Fighter) han dividido The Outpost en dos par­tes. La primera cuenta la rutina de los soldados: conversaciones cuarteleras -añoranza del hogar o bromas cha­bacanas-, patrullas, hostigamiento y defensa. Transmiten a la vez el aburrimiento del soldado confinado y su inquietud ante un ataque que saben inevitable e im­parable. Entre esos soldados, anónimos en su mayoría por su semejanza, se anudan lazos de auténtica camaradería que se convertirán en actos de heroísmo. Solo unas po­cas caras y nombres se van quedando en la retina y oído del espectador; las de Clint Romesha, Ty Carter y Robert Yllescas principalmente. La segunda parte es una feroz batalla que ha sido rodada con maestría, a se­mejanza de Black Hawk derribado. El espectador se ve en­vuelto en la batalla y siente todo el horror de la lucha por la supervivencia. La primera parte se hace muy lar­ga; no es un accidente, es deliberado para transmitir el te­dio y porque iba a estrenarse en plataformas y ese me­dio permite aprovechar más el metraje rodado.

Dirige Rod Lurie, quien llevaba diez años alejado de la pantalla grande -tras su desgraciado remake de Perros de paja-, y tal vez sea su mejor película. Consigue Lurie arran­car unas interpretaciones espectaculares a todo el re­parto, jóvenes desconocidos en su mayoría. Cabe destacar, porque su papel lo permite, a Scott Eastwood -hijo de Clint Eastwood-, Caleb Landry Jones y Milo Gibson -hijo de Mel Gibson-. Lorenzo Senatore, director de fo­tografía, muestra al espectador que el puesto Keating es indefendible.

The Outpost se ha estrenado directamente en platafor­mas, lo que es una pena, tanto por su espectacularidad co­mo por la manera en que logra conectar con el públi­co. Pero no cabe duda de que las plataformas van a ofre­cer cada vez más estrenos directos, y cada vez de me­jor ca­lidad. En definitiva, una buena película bélica.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Lorenzo Senatore
  • Montaje: Michael J. Duthie
  • Música: Larry Groupé
  • Duración: 123 min.
  • Público adecuado: +16 años (V+D+)
  • Distribuidora: Vértice 360
  • Bulgaria, EE.UU., 2020
  • Estreno: 8.9.2020
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.