Todo ha ido bien: Amor de hija

· Crítica de Todo ha ido bien | Estreno 28 de enero de 2022.
· La narrativa tiene un tono casual, nada siniestro, el objetivo de Ozon es desdramatizar. Suceden cosas a las que no se carga de intensidad en un intento de integrar al espectador.

André, de 85 años, tiene un ictus y es ingresado en un hospital. Sus dos hijas, Emmanuele y Pascal, le atienden. La recuperación promete ser lenta. Medio paralizado y en la cama, André pide a su hija Emmanuele que le ayude a “terminar”.

Como en Mar adentro, tenemos una película pro eutanasia basada en hechos reales, en este caso una historia que fue narrada por la novelista Emmanuele Bernheim. François Ozon, que se apunta a todas las corrientes políticamente correctas, sobre todo si tienen aire progre, rompe una lanza por la eutanasia en Francia.

Está claro que en nuestra sociedad moderna, opulenta y falta de trascendencia, la ausencia de sentido y la escasez de ganas de vivir afectan a un buen número de personas, algunas -como este André– se rinden ante el menor problema. El suicidio como solución es algo que existe desde siempre. Ahora bien, endosar a la familia la papeleta y los conflictos morales que este acto conlleva es algo perverso. La protagonista de esta historia es Emmanuele, que quiere a su padre y no desea que muera -y mucho menos acabar con él-. La historia pretende convencerla y convencernos de que ayudarle a morir, o incluso matarlo directamente, es un acto de caridad. Lo primero que viene a la cabeza es aquella película de Haneke, Amor.

La narrativa tiene un tono casual, nada siniestro, el objetivo de Ozon es desdramatizar. Suceden cosas a las que no se carga de intensidad en un intento de integrar al espectador. Unos flashes back cuentan la peculiar relación de Emmanuele niña con su padre. No están logrados, la relación no era buena y en la trama central de la cinta es el gran amor de esta mujer hacia su padre la que mueve sus acciones. El descubrimiento de la homosexualidad de André -tema fetiche, sin broma, de Ozon– solo añade una paradoja más a una historia errática.

Una trama más lineal habría mejorado el producto. No cabe duda de que a Ozon le sobra aptitud para contar una historia, y que cuenta con actores de gran talento, especialmente André Dussollier y Sophie Marceau. Lo que no impide que su relato sea tramposo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Hichame Alaouie
  • Montaje: Laure Gardette
  • Duración: 113 min.
  • Público adecuado: +18 años
  • Distribuidora: Golem
  • Francia (Tout s’est bien passé), 2021
  • Estreno: 28.1.2022
Suscríbete a la revista FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.