Transporter 3: Besson y Megaton nos devuelven a Jason

Para quien no conozca al transportista Frank Martin (si existe ese espectador) sólo hay que decirle que fue creado en 2002 por Luc Besson, productor de la cinta y de la mitad del cine que se hace en Francia. Frank, ex soldado de operaciones especiales, se ha convertido en mensajero, dedicado a transportes de alto riesgo, normalmente contra reloj, en un flamante Audi 8. Por supuesto siempre hay algún malvado que quiere transportar algo prohibido y abusar del transportista, y entonces Frank se pone duro. En Transporter 3, durante la mayor parte del metraje ni siquiera sabemos qué lleva, y tampoco nos importa, la película es el pretexto para ver una vez más a Jason Statham, actor para quien se creó el personaje: un tío callado, impasible, duro, de fría mirada, musculoso y capaz de salir con bien de las situaciones más complicadas.

La trama tiene que ver con los antiguos países del Este, con el transporte de residuos tóxicos, con el buen ecologismo y la mala globalización. Frank va acompañado de una ucraniana pecosa y mimada llamada Valentina. El veterano François Berléand, vuelve a aparecer en el papel de inspector Tarconi, y proporciona un adecuado contrapunto humorístico a la historia.

Dirige la película Olivier Megaton (así llamado porque nació el día que soltaron la bomba en Hiroshima), que apuesta por la eficacia y no busca hacerse notar. Carreras, peleas, tiroteos y explosiones bien fotografiadas y empaquetadas.

Ficha Técnica

  • Francia (Le Transporteur III, 2008)
  • Giovanni Fiore Coltellacci
  • Camille Delamarre, Carlo Rizzo
  • Alexandre Azaria
  • DeAPlaneta
  • 100 minutos
  • Jóvenes-adultos
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.