Tristán e Isolda: Amores en la bruma

Tristán e Isolda | Tristán sirve a Lord Marke, un noble que hace honor a su condición y que pretende unir a las tribus sajonas contra el expansionismo del rey irlandés, Donnchadh. Isolda es la hija del rey Donnchadh y sufre cuando su padre pretende imponerle un matrimonio de conveniencia.

Historia de amores imposibles en las Islas Británicas, cuando termina la dominación romana. Los intérpretes son muy, pero que muy malitos, la puesta en escena es elemental hasta lo elemental y el vestuario parece sacado -a todo correr- de un outlet de Pull&Bear. Con todo, y a pesar de la mediocridad patente de la dirección del tejano Kevin Reynolds (Robin Hood, Rapa-nui, Waterworld, La venganza del Conde de Montecristo) y del populachero guión de Dean Georgaris (El mensajero del miedo, Paycheck, Lara Croft), la historia es tan poderosa que la película se deja ver.

Esta coproducción germano-anglo-americana se ha rodado en Irlanda y Praga. La taquilla USA no ha respondido con entusiasmo: 15 millones de dólares. Ridley Scott y su hermano Tony son productores ejecutivos.

Sinopsis: Inglaterra e Irlanda están en guerra, y Tristán es uno de los soldados más valientes y la mano derecha de Lord Marke, un capitán inglés. En una batalla, el valiente joven termina muy mal herido y el mar le arrastra a una playa, donde le halla Isolda, una atractiva doncella irlandesa. Su padre es el rey Donnchadh quien nunca aceptaría como yerno al soldado inglés.

Ficha Técnica

  • País: Alemania/Gran Bretaña/EE.UU. (Tristan and Isolde, 2006)
  • Fotografía: Artur Reinhart
  • Montaje: Peter Boyle
  • Música: Anne Dudley
  • Distribuidora: Fox
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor