Tú y yo: Aislados

Tú y yo | Bertolucci cuenta una pequeña historia que en la que se aprecia un tono y una antropología distintos a los  de otras de sus precedentes cintas similares.

Un sótano. Un adolescente poco comunicativo se queda en casa sin que sus padres lo sepan: piensan que se ha marchado de viaje con el colegio. De pronto llega su hermanastra de 25 años, artista, drogadicta.

El encuentro de los hermanastros –dos criaturas heridas– no será fácil: apenas se conocen, pertenecen a mundos distintos y tienen caracteres muy diferentes. Pero la cinta avanza en la dirección favorable que apunta desde el inicio.

El comienzo es tedioso. La historia se anima cuando, instalado Lorenzo en el sótano, aparece Olivia. Los dos son estereotipos: el chico parece realista porque es un adolescente y responde al modelo; pero también ha sido retocado con unas pinceladas de psicoanálisis y deja entrever un complejo de Edipo. Olivia ha sido concebida como contrapunto de Lorenzo: ella es todo lo que él no es, y viceversa.

Aunque la sombra de Soñadores planea, al principio, sobre los hermanastros, su relación será simplemente fraternal. Las conversaciones en ese sótano, con reproches, preguntas y respuestas sobre todo y sobre nada, son poco originales y rezuman amargura y tristeza, que alcanza su clímax en una bella secuencia: los hermanos bailan una versión italiana de la canción Space Oddity de David Bowie. La nueva letra los retrata, los une y les da esperanza, y lanza la cinta hacia un final correcto, optimista a medias.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Fabio Cia
  • Montaje: Jacopo
  • Duración: 103 min.
  • Distribuidora: Betta.
  • Público apropiado: +18 años
  • Estreno en España: 26/7/2013

Italia, Io e Te, (2012)

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
w
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.