Un cuento de Navidad: Encuentros y desencuentros

A este cuento de Navidad le sobra la me­dia hora final para ser una pequeña obra maestra y no le falta ca­­si nada. El realizador francés Arnaud Des­plechin parte de una idea trilladísima -la de la familia disfuncional y conflictiva que se reúne en Navidad- para ela­borar un interesante retrato sobre las re­laciones familiares, a años luz de bobadas americanas como La joya de la familia y más cercana a títulos más solventes como La boda de Rachel.

«Así trabajo muchas veces -señala Des­ple­chin– abordando un género y trabajando dentro de él. Empecé con este cli­ché, procedente de Estados Unidos, pero con personas y contexto franceses. Las pe­lículas de los reencuentros navideños y de Acción de Gracias constituyen un género, y yo he intentado mejorar algunas de sus reglas».

La forma de mejorar las reglas no es otra que la forma de enriquecer cualquier género: trabajando el guión, que en este caso sufrió infinitas reescrituras. Sólo un dato al respecto: se tardaron dos años en escribir todos los diálogos -que son sensacionales- y sólo seis semanas en ro­dar la cinta. No contento con tener una sólida his­toria, Desplechin decide utilizar, co­mo en sus anteriores películas, todos los re­­cursos formales a su alcance para dotar de realismo a la narración (que sin estos recursos quizás pecara de literaria).

Los actores, encabezados por Catheri­ne Deneuve, están absolutamente convincentes, a pesar de que el dichoso guión los lleva de la comedia al drama y de la sensatez al histrionismo sin solución de continuidad.

Lástima que, enfrascado en los avatares de una familia que a pesar de los pe­sares permanece unida, al realizador fran­cés se le vaya la mano con el metraje y alargue innecesariamente con un final hospitalario y una trama pasional des­­pegada del resto de una historia que le estaba saliendo redonda.

Ficha Técnica

  • Francia (Un conte de Noël, 2008)
  • Eric Gautier
  • Laurence Briaud
  • Grégoire Hetzel
  • Alta Classics
  • 143 min.
  • Adultos