Inicio Críticas películas Un día inesperado

Un día inesperado

Un día inesperado: Las once y vuelta a empezar

Samantha Andrews (Jennifer Love Hewitt) está a punto de hacer realidad uno de sus sueños: graduarse en violín en una prestigiosa escuela londinense, aunque la pasión oculta de Sam es componer canciones para su amado Ian (Paul Nicholls). Canciones que por vergüenza nunca salen más allá de las cuatro paredes de su habitación, y que tanto ellas como su guitarra guardan como un preciado tesoro. El problema es que Sam, a pesar de tener muy claros sus sentimientos, comienza a dudar de los de su novio, que apenas le dedica unos segundos al día y siempre está con la mente en los negocios.

A medio camino entre Atrapado en el tiempo (1992) y Cuento de Navidad, Gil Junger presenta una estructura pastelosa y tópica. Ian conoce a un sibilino taxista (Robert Ziegler) y tiene la oportunidad de cambiar su forma de ser en veinticuatro horas. Un día completo en el que debe librarse de su hermetismo y mostrar a la persona con la que convive toda su vida interior. Ian debe convencer a Sam de que la quiere y que no podría imaginar su vida separado de la de ella.

- Anuncio -

Tanta sensiblería va acompañada por una efectiva banda sonora que la hace muy recomendable para aquellos/as que aún sueñan con el/la príncipe/princesa azul/rosa.


Un día inesperado (2004, If only)

País: EE.UU. Dirección: Gil Junger Guión: Christina Welsh Fotografía: Giles Nuttgens
Montaje: William M. Anderson, Padraic McKinley Música: Adrian Johnston Intérpretes: Jennifer Love Hewitt, Paul Nicholls, Lucy Davenport, Diana Hardcastle, Tom Wilkinson, Robert Ziegler Distribuidora: Tripictures