Un día sin fin: Atrapados en Italia

Es Un día sin fin un remake de la norteamericana Atrapado en el tiempo; no parece que Giulio Manfredonia (1967) haya pretendido superar ese filme, sino «hacer mano» como director sobre ese modelo. Efectivamente, éste es su segundo largometraje; el primero fue Se fossi in te (2001). Sobrino de Comencini, fue su ayudante de dirección de La storia (1985).

La película ha sido realizada con pocos medios, en un islote canario cercano a Tenerife. Y de modo muy cercano todavía al del principiante. Mucho sol y mucho colorido. Entusiasmo en los actores. Diálogos con no excesiva gracia. Un guión corrientito y algo confuso, con diversas peripecias sexuales de parejas temporeras propiciadas por el contrito ególatra. Total: entretenida para no exigentes. Aprobado justo. -«¿Vuelvo en septiembre?». «No, pasa».

Sinopsis: Filippo, famoso periodista televisivo gracias a su programa de divulgación científica, reúne todos los defectos de un divo: histérico, hosco, odioso. La cadena, en cuanto puede, se libra de él: irá a Tenerife para hacer un reportaje sobre una bandada de cigüeñas que anida en la cima del Teide. Rita, una bióloga canaria, será la encargada de colaborar con él. Pero las diferencias de carácter entre ambos harán imposible la relación. Sin embargo, de forma inesperada, una terrible marejada los obliga a quedarse la isla a pasar la noche.

Ficha Técnica

  • País: España/Italia/Inglaterra (È già ieri, 2004)
  • Fotografía: Roberto Forza
  • Montaje: Roberto Martucci
  • Música: Mario de Benito
  • Distribuidora: Filmax