Un hombre soltero: Un largo anuncio de colonia

Una pareja rota por una muerte repentina. Los recuerdos, el duelo y la tentación del suicidio. Suena cursi y lacrimógeno porque lo es. Basada en una novela de Christopher Isherwood, Un hombre soltero es un melodrama bastante meloso que no llamaría la atención si no fuera por dos cosas: que es la primera película del diseñador Tom Ford y que la pareja rota por la muerte es homosexual.

Lo del engañoso tráiler (parecen vender un romance entre Colin Firth y Julianne Moore, que sale muy poco) hizo protestar al mismísimo Firth. Tom Ford es diseñador y lo que ha hecho es vestir una cinta con mucho discurso ideológico con ropa de marca: buenos actores, estupendo vestuario (solo faltaba), magnífica iluminación, buena fotografía, elegancia y sutileza para que se acepte incluso el final, un final que, si la historia fuera de amor heterosexual, hubiera hecho morirse de risa al personal: por cursi, meloso e irreal.

- Anuncio -

Quien salva, de alguna manera, la película, es Colin Firth, que demuestra que puede con lo que le pongan por delante. Ganó la Copa Volpi en Venecia y aspira al Oscar. Incluso con su omnipresencia, la película no consigue elevarse casi nunca, hay un exceso de voz en off, una reiteración de elementos melodramáticos y, sobre todo, la permanente sensación de que estás ante un largo anuncio de colonia, de que lo que pasa, en realidad, es tan poco consistente que se evapora en pocas horas.


Lo mejor: La interpretación de Colin Firth.

Lo peor: El engañoso tráiler promocional.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (A Single Man, 2009)
  • Fotografía: Eduard Grau
  • Montaje: Joan Sobel
  • Música: Abel Korzeniowski, Shigeru Umebayashi
  • Duración: 99 m. Adultos
  • Distribuidora: Aurum
  • Estreno: 12.2.2010
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete