Un largo viaje: Vagones sin locomotora

Un largo viaje. Décadas después de sobrevivir a su estancia en un campo de prisioneros entre Bimania y Tailandia en la Segunda Guerra Mundial, el ingeniero ferroviario británico Eric Lomax descubre que el militar japonés responsable de gran parte de su sufrimiento sigue vivo.

The Railway Man (Un largo viaje) cuenta muy mal lo que contó con maestría David Lean en Un puente sobre el río Kwai o Roman Polanski en La muerte y la doncella. El australiano Jonathan Keplitzky cuenta con una pareja solvente compuesta por Nicole Kidman y Colin Firth. Y poco más. El talento brilla por su ausencia en la planificación (el último tramo de la película es delictivo en este aspecto) y sobre todo en un guión torpe y cursi que retrata personajes inconcebibles. Una de esas historias con buena intención que despiertan instintos asesinos en el espectador.

El trailer es vistoso y puede engañar con la utilización de una hermosa canción coral melanesia que aparece en La delgada línea roja y que nada que tiene que ver con la partitura original del australiano Hirschfelder (Australia, El show de Truman, Elizabeth, Shine). La película, en suma, es un quiero y no puedo en toda regla. Un desperdicio caro e imponente en el diseño de producción y la fotografía.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Garry Phillips
  • Montaje: Martin Connor 
  • Música: David Hirschfelder
  • Duración: 116 min.
  • Distribuidora: DeAPlaneta
  • Público adecuado: +16 años
  • Estreno en España: 4/07/2014

The Railway Man. Australia & Reino Unido, 2013.