Inicio Críticas películas Un lugar donde quedarse

Un lugar donde quedarse

Una vistosa biografía a viñetas del director italiano de Il divo y Las consecuencias del amor

Un lugar donde quedarse

Un lugar donde quedarse: El dolor del sabio

Un lugar donde quedarse. Una vistosa biografía a viñetas del director italiano de Il divo y Las consecuencias del amor.

Un lugar donde quedarse (This must be the place) cuenta la historia de Cheyenne (Sean Penn), rockero de éxito en los 80 -cantó con Jagger y con Byr­ne– que ahora vive una apacible vida de jubilado en Irlanda en una gran mansión, en com­pañía de su esposa Jane (Frances McDormand).

Cheyenne está deprimido, aburrido dice su mujer. Vive en un extraño pasado, lleva per­petuamente la indumentaria y el maquilla­je gótico que usaba en sus espectáculos, tie­ne andares seniles y el discurso de un crío (con la voz aflautada y la cadencia de los pequeños). La vida transcurre en un per­manente semi nirvana hasta que una lla­mada le indica que su padre, a quien no ha visto en treinta años, agoniza. Cheyenne par­te para América y recibe el encargo de bus­car al criminal nazi que humilló a su padre en un campo de concentración.


This must be the place es una historia extra­ña. Tiene todos los ingredientes de la come­dia disparatada, pero no lo es; Sorrenti­no ha decidido que sea una historia seria, y el resultado es un drama extraño, conduci­do como una road movie por un personaje ex­traño que protegido por su aspecto e in­ge­nuidad suelta verdades como puños por don­de quiera que pasa. Propósitos variopin­tos que tienen efecto terapéutico en muchas personas, y que finalmente lo tendrán so­bre el propio Cheyenne.

Desconcertante, curiosa, también interesan­te y bien filmada; responde al estilo del di­rector italiano, amante de la desmesura y del preciosismo, sin importarle el público, o -tal vez- dedicándose a un público al que gus­ta el estilo barroco de un director que ado­ra a Fellini.
Se trata de una cinta que apreciarán sólo unos pocos, tal vez entusiastas de los Talking Heads o de Sean Penn. Cabe lamen­tar la poca cancha que se da a Frances McDormand.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Luca Bigazzi
  • Montaje: Cristiano Travaglioli
  • Música: David Byrne, Will Oldham
  • País: Italia/Francia/Irlanda
  • Duración: 118 m.
  • Público adecuado: +16 años
  • Distribuidora: Alta
  • Estreno: 11.5.2012

This must be the place, 2011

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil