Un lugar donde refugiarse: Correcta, agradable, olvidable

Un lugar donde refugiarse. Como era de esperar responde al canon de Sparks: una pizca de emoción, otra de sacrificio, buena voluntad a raudales y un toque de fantasía

Katie, una joven y bella mujer, llega a un pueblecito de Carolina del Norte, huyendo de su pasado -y de la policía-. Aunque no quiere enamorarse, no puede evitar sentirse atraída por Alex, un joven viudo, padre de dos niños, y ser correspondida; pero su pasado la persigue.

La séptima adaptación de un best seller de Nicholas Sparks llega de manos de Lasse Hallström, que ya había adaptado otra novela de este autor (Querido John).

Como era de esperar responde al canon del novelista: una pizca de emoción, otra de sacrificio, buena voluntad a raudales y un toque de fantasía-misterio que no vamos a desvelar.

Sparks sabe lo que quiere su público y se lo da. En el fondo no es mala receta. Mientras que el cineasta, sin demasiado esfuerzo, retrata bellos paisajes y gente guapa con corrección y oficio, pero con muy poco interés.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Terry Stacey
  • Montaje: Andrew Mondshein
  • Música: Deborah Lurie
  • Distribuidora: TriPictures
  • Duración: 115 minutos
  • Público Adecuado: Mayores de 16 años
  • Estreno: 19/4/2013

    EE.UU. (Safe Haven). 2013

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.