Un lugar tranquilo 2: De padres a hijos

· Crítica de Un lugar tranquilo 2 | Estreno 18 de junio de 2021.
· Los Abbott continúan su vida, tras el memorable y seco chasquido de la recarga de escopeta que cerró el original.

John Krasinski dirige y escribe la continuación de una película sobresaliente, que desde su estreno en 2018 ha ganado en valoración por la calidad de un magnífico guion, sus grandes interpretaciones y una realización muy hábil que jugaba con el sonido de una manera espectacular. Un lugar tranquilo es una película que no necesita segundas partes porque lo que cuenta queda maravillosamente contado en los 90 minutos del original. Cuando la película se piensa, percibes su calado antropológico, que es enorme.

Es comprensible, sin embargo, que hayan querido rodar una segunda película en 2019. También se entiende la demora del estreno desde 2020 hasta que se pudiera ir al cine con más tranquilidad, valga la broma. En serio, hay muchos que ven -con mucha razón- que la película es una parábola de enorme actualidad.

La nueva película es apañada y digna, pero no es -de ninguna manera- la gran película que fue el original. Krasinski se ha ocupado del guion y se nota mucho la ausencia de Bryan Woods y Scott Beck. El protagonismo se descarga radicalmente en Regan Abbott, la hija, algo absolutamente razonable porque el personaje es muy bueno y la joven actriz Millicent Simmonds también. El conflicto paterno-filial del original era lo mejor de la película. Y Krasinski no lo duda y sigue por ahí. Bien por él.

No me convence tanto montaje paralelo, que perjudica la intensidad y cohesión formidables del original. Krasinski lo usa decididamente, hasta el punto de abusar de él en el climax, con un manierismo fuera de lugar. Cuando haces una segunda parte de una historia (y la tercera se dibuja claramente en el horizonte tras el buen funcionamiento en la taquilla) tienes dos caminos y Krasinski toma el de la continuidad.

No diré más para no estropear a nadie el visionado, porque además en películas con una trama de supervivencia como ésta, por poco que cuentes, las destrozas. Además, la excelente estrategia de no explicar usada en el original se mantiene: es muy de agradecer, porque nada más terrible que las secuelas hacia delante o hacia detrás que se dedican a explicar.

La ventaja de Un lugar tranquilo 2 es que el original es tan perfecto, que funciona de manera autónoma sin ninguna necesidad de completarlo. La fotografía de la danesa Charlotte Bruus Christensen, el montaje de Christopher Tellefsen y la edición de sonido de Ethan Van der Ryn eran colosales. En la segunda película, los nuevos encargados de foto y montaje hacen algo más convencional, digno pero convencional. El sonido sigue siendo muy bueno, pero el original es una hazaña.

Los que vieron la película original y quieran más, pasarán un buen rato en el cine. Si les dan demasiado la tabarra con que la secuela es magistral y que es mejor que la primera, podrían enfadarse. Porque no lo es.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Polly Morgan
  • Montaje: Michael P. Shawver
  • Música: Marco Beltrami
  • Duración: 97 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Paramount
  • EE.UU. (A Quiet Place: Part II), 2021
  • Estreno: 18.6.2021
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año