test
Inicio Críticas películas Un paso adelante

Un paso adelante

Klapisch vuelve a su terreno preferido: la danza y las artes en general combinadas con grupos de personas relacionadas

Un paso adelante (2022)
Un paso adelante (2022)

Un paso adelante: Historia amable de superación

· Crítica de Un paso adelante | Estreno 17 de marzo de 2023.
· La trama es canónica: una crisis, un nuevo planteamiento vital, una superación gracias a la familia y al apoyo de una serie de amigos, un recomenzar esperanzado.

Un paso adelante cuenta la historia de Élise, joven prima donna de una compañía de ballet clásico, que sufre una lesión y se ve obligada a dejar la danza. Ese accidente ocurre en el momento en que descubre que su novio la engaña. Con el fin de reorganizar su vida, Élise hace una visita a su padre, con quien mantiene una relación distante desde que falleciera su madre; luego acepta una oferta de trabajo en Bretaña, para ayudar en la cocina de un albergue rural. Allí se hospeda una compañía de baile moderno, que le devolverá las ganas de vivir.

Cédric Klapisch (Tan cerca, tan lejos, Nuestra vida en la Borgoña) ha rodado una historia simpática, personal. La mitad de las películas de este autor tienen bellos pasajes dedicados al ballet. Dos de ellas no hacen otra cosa. Las mejores están protagonizadas por grupos de personas, perfectamente coordinadas, sin ser «películas corales». En corps lo tiene todo, una historia en torno a la danza -y a las artes en general, incluyendo la buena cocina-, tres grupos de personas -el entorno de Élise, una compañía de danza clásica y otra de danza moderna- y una historia sencilla y amable de superación.

La película es deliberadamente imperfecta: según el canon clásico la introducción debería ser corta, y Klapisch nos regala un formidable espectáculo de ballet de casi media hora. Unos dirían que es un fallo y que la película es demasiado lenta, otros -la mayoría- dirán que es precioso y que no importa. Otro tanto se puede decir de algunos personajes, estereotipados o poco definidos. Tienen una misión y el resto, afortunadamente, lo rellenan con encanto. Casi todos son entrañables: el fisioterapeuta Yann resultaría ridículo en otro contexto, aquí es un comparsa amable que tiene una única misión, dar apoyo a Élise en un momento difícil. Otro tanto puede decirse de Henry, el padre. Abogado despistado, trabajador, enamorado de la literatura y distante. Es un personaje casi cómico que sólo se redime al final gracias al talento de Denis Podalydès.

La trama es canónica: una crisis, un nuevo planteamiento vital, una superación gracias a la familia y al apoyo de una serie de amigos, un recomenzar esperanzado. Y en medio, la belleza, especialmente a través de la danza y de la música. La mezcla de estilos está lograda y la película, con sus fallos formales, está llena de encanto.

Marion Barbeau, prima ballerina de la Ópera de París, debuta como actriz -había aparecido anteriormente como bailarina en otras películas- en esta cinta y no tiene que esforzarse en representar a un personaje que la retrata.

Ficha Técnica

  • FotografíaAlexis Kavyrchine
  • Montaje: Anne-Sophie Bion
  • Música: Thomas Bangalter, Hofesh Shechter
  • Duración: 117 min.
  • Público adecuado: +16 años (SX-)
  • Distribuidora: Wanda
  • Bélgica, Francia, Holanda (En corps), 2022
  • Estreno: 17.3.2023
Suscríbete a la revista FilaSiete

Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil