Una librería en París: Un tobogán de emociones

· Crítica de Una librería en París | Estreno 17 de diciembre de 2021.
· La película tiene algunos momentos poéticos que permiten al es­pectador reflexionar acerca del papel de las emociones, de la ternura y el cariño en la vida de las personas.

Una librería en París -título que en su original, Il ma­teriale emotivo, es mucho más sugerente y descripti­vo- es una cinta que desconcierta pero que, si se deja re­posar, consigue dar alguna que otra luz.

- Anuncio -

Vincenzo regenta una librería en París. En ella vive con su hija que, debido a un accidente, está en silla de rue­das y no consigue comunicarse. Un día, entra intempes­tivamente en el establecimiento una actriz que es­tá buscando a su perro. Este encuentro cambiará la vi­da monótona de Vincenzo.

Debo decir que el modo en que Vincenzo y Yolande se conocen me resultó abrupto y forzado. Después, me acor­dé del inicio, donde se abre un telón de teatro mientras la cámara nos acerca a la librería, y pensé que lo que es­taba viendo, en realidad, era una obra teatral rodada en forma de película: los personajes son pocos y bastan­te estereotipados, las localizaciones escasas y poco creíbles -esa nieve que se ve a la legua que es polvo blanco- y explota algunos lugares comunes que son más propios del teatro que del medio cinematográfico. Por ello, la in­terpretación de los actores -de todos, exceptuando la de Castellitto, pero especialmente la de Bejo– tiene ese sa­bor teatral que en cine nos produce un poco de rechazo, porque nos saca de la película.

El guion está basado en el libro Un drago a forma di nu­vola, del director italiano Ettore Scola (La familia, Qué extraño llamarse Federico). De hecho, en la adaptación cinematográfica ha participado la hija, Silvia Scola, junto a Margaret Mazzantini y al director y protagonista de la cinta, Sergio Castellitto. El libreto adolece de ritmo y no consigue definir bien el conflicto de los protagonistas. Las escenas imaginarias de la hija (Matilda De Angelis) resultan poco significativas y el final tiene poca fuer­za porque, a mi modo de ver, no se han trabajado suficientemente las motivaciones, conflictos y metas de los personajes principales. A pesar de todo esto, la película tiene algunos momentos poéticos que permiten al es­pectador reflexionar acerca del papel de las emociones, de la ternura y el cariño en la vida de las personas.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Italo Petriccione
  • Montaje: Chiara Vullo
  • Música: Arturo Annecchino
  • Duración: 89 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: Adso
  • Italia (Il materiale emotivo), 2021
  • Estreno: 17.12.2021
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete