Uno para todas


Uno para todas: Jóvenes reales

Carmen, Bridget, Lena y Tibby son amigas desde la cuna. Vecinas, compañeras de colegio, de confidencias, de alegrías y pesares, después de 16 años se van a separar por primera vez: Carmen va a pasar el verano con su padre, Lena irá a Grecia a conocer a sus abuelos maternos, la atlética Bridget se dirige a un campamento de fútbol en México, y la enfadada Tibby se quedará trabajando en un supermercado y rodando un documental sobre la banalidad de la vida cotidiana. La víspera de su separación van de compras y adquieren un pantalón tejano que les queda bien a todas -milagroso ya que son muy diferentes-. Deciden que cada una utilizará el pantalón una semana y luego lo enviará por correo a la siguiente. El tejano pasará de mano en mano llevando buena suerte a su portadora y servirá de nexo durante las vacaciones.

Basada en una (tres en realidad) novela juvenil que fue best seller en Estados Unidos, lo mejor y más interesante de esta historia de adolescentes es ver una película con jóvenes normales, atractivos y creíbles; y no las habituales estupideces norteamericanas al uso. Las cuatro jóvenes están interpretadas por grandes actrices. Cada una vive pequeñas aventuras que les permiten madurar. Ni todas las situaciones ni todas las soluciones son ideales, pero son plausibles, están tratadas con seriedad y ternura, e interesan.


Uno para todas (2005, The sisterhood of the traveling pants)

País: EE.UU. Dirección: Ken Kwapis Guión: Delia Ephron, Elizabeth Chandler Música: Cliff Eidelman Fotografía: John Bailey Montaje: Kathryn Himoff Intérpretes: Amber Tamblyn, Alexis Bledel, America Ferrera, Blake Lively, Jenna Boyd Distribuidora: Tripictures

- Advertisement -
Fernando Gil-Delgado
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.