Inicio Críticas películas Unos días para recordar

Unos días para recordar

Crítica de la película

Becker utiliza situaciones cotidianas, que obligan al espectador a identificarse con ellas

2005
0
Compartir
portada

· Jean Becker vuelve a realizar un filme intimista que llega al corazón de los personajes.

Un afortunado accidente

París, un hombre cae al Sena, un joven se lanza a salvarlo. Mucho más tarde, en el hospital, no recuerda qué ocurrió; parece que alguien intentó matarlo, pero, ¿por qué? No es más que un sesentón, solitario y cascarrabias. Obligado a permanecer varias semanas en el hospital, vamos a conocer a Pierre -así se llama el náufrago-, y él mismo va a conocerse y va a aprender a tratar a los demás y dar un nuevo rumbo a su vida.

La carrera cinematográfica de Jean Becker es harto irregular; se interrumpe en diversas ocasiones, y cada nuevo inicio presenta una obra diferente. El más interesante es el último, que comenzó en 2006, cuando a los setenta seis años realizó Conversaciones con mi jardinero. Le siguieron Dejad de quererme, Mis tardes con Margueritte y Mi encuentro con Marilou. Todas ellas son cintas breves, tratan de personas normales, próximas al espectador, que quieren ser felices y descubren que para ello deben preocuparse de los demás. Unos días para recordar se inserta plenamente en esta línea de trabajo.

En Unos días para recordar, que tuvo una buena acogida en Francia, Becker vuelve a conseguir esa mirada humana, que llega al corazón de los personajes y es capaz de pasar por alto sus evidentes defectos, y cobrarles afecto. Una enfermera gruñona, una adolescente descarada…

Becker utiliza situaciones cotidianas, que obligan al espectador a identificarse con ellas, a pensar qué haría en esa situación, a enfrentarse a los mismos hechos, y terminar llegando a las mismas conclusiones, básicamente que cada persona es valiosa por sí misma, y que podemos hacer la vida más grata a los demás con un pequeño esfuerzo. También, viene a ser sello de la casa, mezcla el drama con el humor con habilidad.

Dicho esto, Becker no pretende hacer un estudio filosófico o moral, y su película -llena de humanidad- es ligera. El alma de esta cinta es un inspirado Gérard Lanvin.

Fernando Gil-Delgado

Reseña Panorama
w
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.