Viajo sola: Examinadora examinada

Viajo sola | Podría haber sido estupenda y se queda en una buena película, que se agradece porque es de esas bonitas que resultan especialmente reconfortantes en verano.

La idea de Tognazzi y sus dos coguionistas no es mala. Es un tema muy italiano. La solitudine de la persona que ha doblado el  cabo de Hornos. En este caso, Irene, inteligente, guapa, elegante, soltera, sola. Viaja continuamente para pasar controles de calidad a hoteles de lujo del mundo entero. Lógicamente, de incógnito.

Margherita Buy (inolvidable en esa pequeña joya titulada Fuera del mundo) está estupenda y se llevó el David a la mejor actriz. Pero el guión abusa del fastidioso didactismo de la voz en off y no cuida a los personajes secundarios, como la hermana y el amigo de la protagonista. La sosa y degradada fotografía es sencillamente deficiente (intentar defenderla porque transmite rutina no me convence)

Con todo, insisto, es una película muy agradable. Y es un tremendo acierto que dure 85 minutos, suficientes para ilustrar aquello tan evidente cuando se ha vivido: la libertad de una persona se mide por la calidad de los vínculos que asume voluntariamente.

Sinopsis

Irene, una mujer guapa y soltera, trabaja como crítico de hoteles de lujo. Viaja siempre sola, escribiendo informes muy específicos sobre los fallos del personal. Dedicada a controlar los horarios del servicio de habitaciones, tomar la temperatura del vino, medir los niveles de suciedad, sus viajes no son muy relajantes, y su vida personal es prácticamente inexistente, excepto por su larga amistad con Andrea, un guapo proveedor de comida ecológica.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Arnaldo Catinari
  • Montaje: Walter Fasano
  • Música: Gabriele Roberto 
  • Duración: 85 min.
  • Distribuidora: Caramel 
  • Público adecuado: + 16 años 
  • Estreno en España: 1.8.2014

Viaggio sola. Italia, 2013

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año