Vicky el vikingo: Entusiamado no, pero contentillo…

Como sabe cualquier cuarentón, Vicky es el hijo de Halvar, jefe vikingo de la aldea de Flake. Halvar y sus hombres, buenos vikingos, se dedican a robar y saquear, les gustan las buenas peleas, los buenos banquetes y exhibir su fuerza. Para Halvar es una vergüenza que su hijo sea enclenque y prefiera enfrentarse a los problemas utilizando la inteligencia en lugar de los músculos y decide darle una lección…

Esta adaptación de la popular serie de dibujos animados (más que del libro original de Runer Jonson) se destina claramente a  la gente menuda (menores de 12 años). Todos los detalles, desde el drakar, al «estoy entusiasmado», pasando por el gesto de frotarse la nariz, o la bola metálica de Sven serán recordados con simpatía por aquellos que disfrutaron en su día de las aventuras de Vicky; quienes también reconocerán las melodías, aunque éstas hayan sido remozadas.

- Anuncio -

Vicky el vikingo es una lograda película familiar que mediante una buena combinación de decorados, dirección de actores y efectos especiales ha conseguido hacer una buena adaptación del dibujo original a personajes de carne y hueso. Se conserva el sabor y la ingenuidad del original, que no oculta el carácter salvaje de los vikingos, pero se ríe de ello y ensalza el valor, la amistad y el uso de la inteligencia para superar los obstáculos.

Lo mejor: Respetar el espíritu del original.

Lo peor: No haberle dado más vuelo.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Gerhard Schirlo
  • Montaje: Alexander Dittner
  • Música: Ralf Wengenmayr
  • Duración: 85 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: Aurum
  • Alemania (Wickie und die starken Männer), 2009
  • Estreno: 2.10.2009
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.