Villa Amalia: Huida sin más

Cuando Ann, compositora y concertista de fama, descubre que su marido la engaña, decide no sólo romper con el infiel, sino con todo su pasado, desaparecer. Benoît Jacquot dedica toda su película a mostrar ese proceso: Ann destruye todo rastro de su existencia anterior y vaga por Europa hasta encontrar cuatro míseras paredes sin confort alguno, Villa Amalia, en una pequeña isla italiana. Allí se instala para contemplar la naturaleza y reinventarse, incluyendo un breve romance con una bella italiana.

Jacquot se inspira en la novela de Pascal Quignard (Todas las mañanas del mundo) y, con la ayuda de Isabelle Huppert (Borrachera de poder), siempre genial, realiza una obra sencilla, preciosista y aburrida, donde la forma cuenta más que el fondo, y donde no sucede nada. La huida, el vacío existencial, la busca del cambio, y nada más.

- Anuncio -

Sinopsis

Cuando menos se lo espera y en un momento de su vida decisivo, Ann (pianista de mediana edad) ve a Thomas besando a otra mujer. En ese momento decide romper con el pasado y empezar una nueva vida, aunque no está del todo segura respecto a lo que le espera. Con su música y la amistad de Georges, un buen amigo del pasado, emprende un viaje que la llevará a una isla, donde hay una mansión que se llama Villa Amalia.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Caroline Champetier
  • Montaje: Luc Barnier
  • Música: Bruno Coulais
  • Duración: 95 min.
  • Público adecuado: +16 años (S)
  • Distribuidora: Karma
  • Francia, 2009
  • Estreno: 18.6.2010
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.