Whisky: Monotonía vital

Montevideo, Uruguay. Jacobo Kö­­­ller, 60 años, es el dueño de una modesta fábrica de calcetines, y eso parece ser lo único en su monótona vi­da. Mar­ta, cerca de los 50, es su empleada de confianza, que abre y cierra puertas y registra los bolsos de las empleadas al concluir la jornada. La relación entre Jacobo y Marta es automática, tan rutinaria como la actividad mo­nótona del telar. Nunca excede lo laboral. Esta monotonía se ve súbitamente amenazada por el anuncio de una inesperada visita del hermano de Jacobo, Herman, residente en Bra­­sil desde hace 20 años, también fabricante de calcetines. Los dos hermanos han perdido el contacto desde entonces. Whisky comienza cuando Jacobo se permite pedirle ayu­­da a Marta para hacer frente a la visita del familiar.

En clave de fábula absurdo-melancólica, la película hace aflorar la torpeza y las peque­ñas miserias de estos tres personajes con un inteligente sentido del humor negro, sacando a la luz poco a poco una historia familiar en la que Marta desempeñará un arbitraje muy sin­gular.

Los directores y guionistas, nacidos en Mon­­­tevideo en 1974, empezaron a trabajar jun­tos mientras cursaban estudios de Comu­ni­cación Social en la Universidad Católica del Uruguay.

Desde entonces han trabajado de forma conjunta como guionistas y directores.

Whisky es una película muy divertida y, a la vez, muy triste. Stoll y Rebella saben explotar la repetición como metáfora de unas vidas encarriladas y sin alicientes. Esa opción es arriesgada cuando se adopta de manera radical, y la película lo acusa. Las mag­ní­ficas interpretaciones y un guión inteligente compensan el espartano diseño visual de una interesante propuesta hecha con muy pocos medios, que fue bien recibida en el último Festival de San Sebastián.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Bárbara Álvarez
  • Montaje: Fernando Epstein
  • Música: P. O. Reincidentes
  • País: Uruguay
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Nirvana
  • Estreno en España: 10.12.2004

 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año