White noise: Más allá | ¿Oiga, los muertos? Dígale a mi señora que se ponga…

Jonathan Rivers (un inexpresivo Michael Keaton) pierde a su esposa Anna en circunstancias trágicas. Mientras intenta superar su pérdida, un desconocido le muestra el EVP (Electronic Voice Phenomenon), un complejo sistema electrónico que permite grabar imágenes y voces de los muertos. Por este medio el atormentado Jonathan consigue entrar en contacto con su esposa. Geoffrey Sax (Othello, Pérdida de confianza) se adentra por el sendero de películas como Ghost o El sexto sentido, donde los espíritus de los difuntos tienen asuntos pendientes por resolver antes de descansar en paz. El señor Rivers queda sumergido en tierra de nadie, ni de vivos ni de muertos. Animado por el espíritu de su mujer abandona la desconfianza inicial ante el invento y se aferra a él, engañándose a sí mismo sobre el destino de su esposa y sobre el suyo propio.

La película es entretenida, angustiosa en ocasiones y no falta algún respingo sobresaltado de la butaca. Menuda temporada llevamos de películas sobre muertos, gente que ve muertos, gente que no los ve pero tiene ganas de verlos, y empresas que hacen negocio con la cosa. Sin ir más lejos tenemos todavía en cartelera La memoria de los muertos. White Noise se estrenó el pasado 9 de enero en EE.UU. y no ha funcionado mal (más de 55 millones de dólares en un mes, con 24 en el fin de semana de estreno, que subieron hasta 42 en la segunda semana).

Ficha Técnica

  • Fotografía: Chris Seager
  • Montaje: Nick Arthurs
  • Música: Claude Foisy
  • País: Reino Unido
  • Año: 2004
  • Distribuidora: Vértigo

White Noise (Más allá)

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año