Sustos convencionales

· Pronto la historia de Winchester sigue el sendero convencional de las películas de fantasmas y casas embrujadas tipo Stephen King, y resuelve de un modo tópico.

La historia real cuenta que Sara Winchester, heredera del imperio del inventor del famoso rifle del Oeste, pasó los últimos años de su vida construyendo y remodelando su mansión, a 50 millas de San Francisco. Dice la leyenda que creía que esa extraordinaria casa era habitada por los espíritus de gente asesinada por algún rifle Winchester. Hoy en día la mansión Winchester está catalogada como «casa encantada» al mismo título que la celebérrima Amityville.

Los hermanos Spierig, abonados al género de terror (Daybreakers, Saw VIII, Predestination), han realizado una película que tiene más de intriga que de terror. El comienzo es prometedor: unos abogados contratan a un médico, extraño y complejo individuo, con el fin de que declare a Sara Winchester «incapaz» de seguir al mando de su empresa: es evidente que no está en su sano juicio. Arranca una investigación que tendrá un desarrollo insólito.

El inicio es prometedor, y la narrativa comienza con un tono realista, medio documental, adecuado a un sujeto como este. Los personajes tienen gran atractivo. Pero, pronto la historia sigue el sendero convencional de las películas de fantasmas y casas embrujadas (no hablo de los recientes Expediente Warren) tipo Stephen King, y resuelve de un modo tópico.

El conjunto es un entretenimiento correcto, abonado por el buen hacer de Helen Mirren y Jason Clarke en los papeles principales, que sabe a poco porque podía haber dado mucho más de sí, pero no es una apuesta despreciable, ni mucho menos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Ben Nott
  • Montaje: Matt Villa
  • Música: P. Spierig
  • Duración: 99 min.
  • Público adecuado: +12 años (V)
  • Distribuidora: Vértice
  • Australia (Winchester), 2018
  • Estreno: 9.3.2018
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.