Winter Sleep

Winter Sleep | Esta bellísima película ganó la Palma de Oro en el último Festival de Cannes

- Anuncio -

Cuando el metraje no es un problema…

Varias tramas dramáticas se entrecruzan en un hotel de la perdida Anatolia central, un lugar dirigido por un rico y vanidoso actor jubilado, con la ayuda de su joven esposa —de la que se ha distanciado sentimentalmente— y de su hermana, que acaba de divorciarse. Con la llegada del invierno y la nieve los personajes irán desvelando su compleja intimidad.

Pude ver esta película en el último Festival de Cine de San Sebastián. Era una hora curiosa: las 2 de la tarde, y la película era turca, duraba 195 minutos y además había ganado la Palma de Oro en Cannes. Acababa de ver la frenética y divertida película argentina Relatos salvajes y pensaba que no estaba preparado para la dura prueba que me esperaba.

Y la película me sorprendió. Pasaban los minutos y los personajes, el paisaje estepario, las pequeñas y grandes miserias y los destellos luminosos de bondad hacían que el metraje y la hora de proyección dejasen de ser un problema.

El guión de Winter Sleep está firmado por el matrimonio Ceylan (Nuri y Ebru), algo que ya sucedía en la película precedente Erase una vez Anatolia (2011). Su modo de escribir explica la complicidad de los personajes y su complementariedad. «Primero nos centramos en construir la narración y luego pasamos a los diálogos. De hecho, cada uno trabaja por su lado y nos reunimos para hablar de lo que hemos escrito. Cuando llega el momento de decidirse acerca de un diálogo u otro, discutimos mucho, incluso gritamos, pero nos ayuda a escoger la opción que consideramos más adecuada».

En esta ocasión la historia está basada en tres relatos cortos del maestro ruso Anton Chejov. En un paisaje tan inusual, una especie de desierto helado y abrupto, los personajes llevan una vida muy cotidiana marcada por la serenidad. Como en los grandes clásicos de la literatura rusa muchas veces la acción es mínima pero los diálogos se alargan matizando cada uno de los conflictos dramáticos. Hay miseria, soledad e incomprensión iluminados por un profundo afecto hacia los personajes.

Haluk Bilginer borda su personaje quijotesco que piensa que sus artículos en un periódico local están cambiando el mundo. Y el contraste con su mujer y su hermana está lleno de humanidad, de una ironía entrañable.  La fotografía del colaborador habitual de Ceylan (Gökhan Tiryaki), consigue reflejar todo el colorido y la belleza de unos encuadres cuidadísimos tanto en interiores (esa escena del diálogo matrimonial a la luz de una lámpara incandescente es simplemente espléndida), como en exteriores (los caminos escarpados, la dispersión de las casas, los precipicios que apenas asustan a unos personajes acostumbrados a vivir en una altura inhumana).

La sensibilidad de esta película goza finalmente de una universalidad encomiable. Es fácil meterse en la piel de unos personajes que buscan amar y ser amados, vivir una existencia que tenga repercusiones lejanas y desconocidas. Todo esto hace que el larguísimo metraje no sea un problema, sino una bendición.


Winter Sleep

 Dirección: Nuri Bilge Ceylan Guion: Nuri Bilge Ceylan y Ebru Ceylan; basado en tres historias cortas de Anton Chejov Fotografía: Gökhan Tiryaki Montaje: Nuri Bilge Ceylan y Bora Göksingöl Intérpretes: Haluk Bilginer, Melisa Sözen, Demet Akbag, Ayberk Pekcan, Serhat Mustafa Kiliç, Nejat Isler Distribuidora: Golem. Duración: 196 min Público adecuado: +18 años

Kis uykusu. Turquía, 2014. Estreno en España: 10 de octubre de 2014