Yo, robot: Sueños de robot

El director alemán Alex Proyas se ha encargado de dirigir el último blockbuster de la Fox. Inspirado en el libro de relatos cortos de Isaac Asimov, Yo, robot cuenta la historia de un policía tecnófobo, obsesinado por demostrar que los robots son potencialmente peligrosos. Tras la muerte del doctor Lanning, el detective Del Spooner (Will Smith) se sumerge en una complicada trama en la que tiene que demostrar que Sonny, la última creación del doctor, es el responsable de su muerte. El caso empieza a complicarse cuando el robot empieza a expresar emociones humanas.

En definitiva, Proyas (Dark City) se interroga una vez más sobre si es posible que la inteligencia artificial pueda llegar a tener alma. Aunque, a priori, la problemática no sea original (ya se había desarrollado brillantemente en la magnífica Blade Runner, en Ghost in the shell, o en la irregular I.A.), el director logra darle un nuevo enfoque a medio camino entre el típico filme de acción americano y el drama psicológico.

Jeff Vintar (Final Fantasy) y Akiva Goldsman (Una mente maravillosa) firman un guión considerablemente redondo y sin demasiadas contradicciones. Los únicos reproches que se le pueden hacer son la mentira que muestra al espectador para lograr el giro final de la acción, y la poca credibilidad y funcionalidad del personaje del director Robertson.

Muy uniforme y entretenido, el texto se ve reforzado por un destacable diseño de producción, a cargo de Patrick Tatopoulos (que ya había trabajado con Proyas en Dark City). Con unos efectos visuales impresionantes, potenciados por una buena planificación de montaje (por ejemplo, en la persecuación en el tunel), sobresale la concepción y la creación de Sonny, el robot que sueña. Con un rostro humano y un cuerpo de robot, la integración del 3D es espléndida, así como su interpretación, que sin llegar a la brillantez del Gollum de Peter Jackson, resulta de lo más creíble.

Los seguidores de Asimov pueden sentirse decepcionados por la actitud de la doctora Calvino por las muchas licencias tomadas con respecto a la fuente de inspiración de la película. Yo, robot es un filme de cuenco de palomitas al más puro estilo hollywoodiense, con un estupendo Will Smith, excepto en sus momentos al más puro estilo de la saga Dos policías rebeldes.


Yo, robot (I, robot)

EE.UU., 2004

Ficha Técnica

Fotografía: Simon Duggan Montaje: Richard Learoyd, Armen Minasian Música: Marco Beltrami Dirección artística: Chris August, Helen Jarvis Distribuidora: Fox

Reseña Panorama
s
Laura Montero Plata
Doctora en Historia del Cine, Animación Japonesa y Cines de Asia Oriental