The Zero Theorem: Astracanadas Gilliam

Qohen Leth (Christoph Waltz) es un solitario y excéntrico genio de la informática que trabaja en un misterioso proyecto con el que pretende descubrir si hay o no un propósito para nuestra existencia. Hace más de un año Terry Gilliam llegó al Victoria Eugenia donostiarra con coleta, zapatillas y ganas de advertirnos que su película no iba a defraudar a los que adoran su extravagante genio. La prueba era difícil. Aguantar en la butaca una película de Gilliam de 107 minutos no es tarea sencilla (aún recuerdo los bostezos que me produjo el Dr. Parnassus).

Ver a Christoph Waltz contener un personaje incontenible es emocionante. Y hay que reconocer que la escena de la discoteca del futuro invadida por colgados bailando a su aire cada uno con su iPad y sus auriculares es gloriosa. Pero le sigue faltando orden, concierto y mesura a un director encantado de que el argumento se le vaya de las manos. El guion de The Zero Theorem lo firma Pat Rushin que como el mismo Gilliam ha reconocido no ha escrito en su vida un largometraje. «Ni falta que hace» debe pensar el ex Monthy Python.

La película, repleta de mal gusto y barroquismo visual, es un canto al sol en toda regla sobre un futuro en el que se confunden la tecnología y la religión que asfixian al ser humano. En Estado Unidos apenas ha logrado 257.000 euros. La pregunta es: ¿hasta cuando van a permitir caprichos al señor Gilliam? Cada vez quedan más lejos Brazil, El rey pescador y 12 monos. Está claro que Gilliam es un maestro en rodar de la forma barata posible; muy pocos directores serían capaces de hacer The Zero Theorem por 10 millones de euros que ya le ha costado reunir. Pero dudo que pueda contar con un presupuesto similar para su próxima película después de Tideland, Miedo y asco en Las Vegas, El imaginario del Dr. Parnassus y ahora esta psicodelia futurista.

Es una pena, porque la idea de que la tecnología nos está volviendo… eso, un poco estúpidos, ha dado lugar a grandes series y películas. Por ejemplo Black Mirror, esa genialidad televisiva del británico Charlie Brooker.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Nicola Pecorini
  • Música: George Fenton
  • Duración: 107 minutos
  • Público adecuado: +18 (XD)
  • Estreno en España: 28 Noviembre 2014

EE.UU., Reino Unido y Rumanía, 2013. 

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año