Zodiac: Ni buena ni mala, sino todo lo contrario

Cada vez veo más similitudes en algunas tendencias del cine y el fútbol que nos llegan últimamente. Entrenadores y directores etiquetados como «modernos» y apellidados en un pasado lejano como «renovadores» parecen empeñados en hacer un cine-fútbol que no sea ni bueno ni malo, sino todo lo contrario. Es decir, algo que se podría definir como un nuevo método «académico» y «equilibrado» para asegurar la victoria o, más bien, para hacer imposible la derrota.

En este estilo se encuadra la esperada vuelta de David Fincher. Probablemente conocedor de la mayoría de las críticas que hasta ahora ha recibido -excesivamente truculento y videoclipero en Seven (1995), vacíamente pirotécnico en The game (1997) y La habitación del pánico (2002), y decididamente excéntrico y hermético en El club de la lucha (1999)-, Fincher ha realizado una obra que carece de todos los supuestos defectos de esas películas… Y también de todas sus virtudes.

- Anuncio -

Y es que Zodiac, recreación de la investigación sobre el célebre asesino en serie norteamericano que firmaba sus crímenes con ese mismo nombre, es quizás la menos interesante de las películas que hasta ahora ha firmado Fincher. 158 minutos de historia contada con mucho diálogo y mucha investigación rodada en un formato casi documental en los que, sin llegar al bostezo, una va de aquí para allá, prueba-error, prueba-error y al final todo se acaba y uno se queda como entró. Porque nadie dice nada que esté mal dicho, pero nadie dice nada interesante. Nada sabemos de ninguno de los personajes: ni de los asesinados, ni de los policías y menos aún del asesino en serie que padece cefaleas y le gusta hacer jeroglíficos con la policía.

Eso sí, todo es intachable, está bien rodado y desarrollado… ¿El resultado? En Estados Unidos han coincidido público y crítica con un aséptico arqueo de cejas. Pues vale, un thriller más que supone un error menos. Así ganó Grecia la última Eurocopa. Así la final de la Champions de este año la juegan el Liverpool y el Milán, y no el Barcelona y el Manchester. Signos de los tiempos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Harris Savides
  • Montaje: Angus Wall
  • Música: David Shire
  • Duración: 158 min.
  • Público adecuado: +18 años (V)
  • Distribuidora: Warner
  • EE.UU., 2007
  • Estreno: 18.5.2007
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete