Bendita paciencia: Fresca y profunda comedia sobre la paternidad

¿Cuántas horas de sueño consiguen sumar unos padres con hijos pequeños? ¿Cuántas horas de sueño perdido por la preocupación por unos hijos adolescentes? ¿Cómo dormir tras una pelea matrimonial? Paciencia: eso es lo que todo matrimonio necesita a la hora de formar una familia y eso es lo que explora esta serie británica colmada de humor certero. Basada en una idea del propio Martin Freeman (Sherlock, El Hobbit), Bendita paciencia nos presenta a un matrimonio de clase media (Paul y Ally) que navega las constantes paradojas de la paternidad: sus momentos de gran luz y esas sombras que a veces parecen permanentes. La serie, producida en parte por Sky y la BBC, ha estrenado ya dos temporadas y se renovará con una tercera en 2022.

Desde los primeros instantes, acompañamos a esta pareja en varias situaciones familiares que muchos se avergonzarían de narrar. Como el propio Freeman -creador y actor principal de la serie- explica, Bendita paciencia busca la empatía, mostrando con honestidad esos momentos en que los padres son «malos padres». En la era del postureo, las familias pueden encontrar cierto alivio en estos personajes que han de luchar cada día por ser mejores padres, mejores parejas, mejores personas. Situaciones ordinarias como los miedos de los niños, la duda sobre qué colegio escoger para los hijos o cuándo es el momento de comprarles un móvil se presentan como pequeñas batallas en las que el humor se convierte en salvavidas. La serie explora, con el mismo acierto, esos otros retos de mayor calado que salpican a toda familia. Con un tono irónico, pero profundo, Bendita paciencia toca también temas como la fidelidad, la sexualidad, la muerte de personas cercanas, la salud mental…

El guion de la serie, sin embargo, no fluye con demasiada facilidad y, en ocasiones, presenta retazos demasiado fragmentados. Los capítulos se presentan como anécdotas que giran alrededor de una temática más que como una historia sólida, así que si buscan una serie a la que engancharse, esta quizás no sea la mejor opción. Si, por el contrario, buscan una historia para reírse sin caer en lo superficial, Bendita paciencia puede funcionar. Su tono agradará a quienes conectan con esa facilidad de los británicos de combinar el drama y la comedia con equilibrio. La galería de personajes atrapa por su frescura y naturalidad, a excepción de un par de personajes excesivamente forzados por afán cómico o por voluntad de romper moldes tradicionales. Freeman y Haggard convencen como ese matrimonio acostumbrado a emplear la ironía rápida con sus hijos y que, en tantas ocasiones, ha de pedir perdón y rectificar.

La primera temporada, con unos hijos todavía niños, ofrece un collage de situaciones a las que el matrimonio se enfrenta con complicidad y humor. La segunda, sin embargo, abre la puerta a mayores conflictos y dificultades, con un hijo entrando en la adolescencia y un matrimonio más golpeado por el transcurso del tiempo. Todo apunta a que la tercera temporada hará frente a problemáticas de mayor envergadura, veremos si apuestan por mantener el mismo tono o caerán en la crudeza o el escepticismo.

Ficha Técnica

  • País: Reino Unido (Breeders), 2020
  • Dirección: Ben Palmer, Chris Addison, Ollie Parsons
  • Fotografía: Annika Summerson, Michael Coulter
  • Montaje: Pete Drinkwater, Mark Henson
  • Música: Oli Julian
  • Diseño de producción: Miranda Jones
  • Vestuario: Rebecca Duncan, Caroline Pitcher
  • Duración: 2 temporadas (10 capítulos de 25 minutos cada una)
  • Emisión en España: HBO
  • Público adecuado: +16 años
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año