El consultor: Fausto y los videojuegos

CompWare es una moderna e innovadora empresa de apps y videojuegos creada por Sang, un joven coreano que está a punto de cumplir veinte años. La historia comienza un día cualquiera en el que sucede algo fuera de lo común: Sang es asesinado. Los empleados no han tenido tiempo de recuperarse de la pérdida cuando hace acto de presencia Regus Patoff: un hombre maduro, elegante, de origen extranjero que habría sido contratado por Sang, en calidad de consultor, para hacerse cargo de su legado. Patoff dirige la empresa con modos suaves y una corrección impecable; pero también con mano de hierro y una absoluta falta de escrúpulos siempre que ello favorezca los intereses del señor Sang. Elaine, enlace creativo de la compañía, y Craig, programador de juegos, emprenden una investigación acerca de este singular consultor, que podría estar vinculado con la mafia.

La miniserie, algo más que un largometraje -cuatro horas justas-, adapta una novela de Bentley Little, que moderniza el mito de Fausto con aires de Stephen King. La trama sigue dos líneas principales. Por un lado intenta descubrir quién es Patoff, y por otro su influencia en la empresa. El gran acierto de esta serie es el modo de sugerir, sin afirmar categóricamente nada. Patoff podría estar relacionado con el crimen, podría ser quien se hizo cargo de tal empresa, tal vez sería un… no sabemos a ciencia cierta, pero le vemos en acción. En un par de ocasiones ofrece todo a cambio de una firma en un documento. Nunca duerme. Lo sabe todo… En cuanto a su modo de hacer, tan educado, inflama sutilmente ocultas ambiciones. Además, obtiene resultados; la empresa prospera, pero ya no hay amistad entre los empleados. El desenlace sigue sin dar una solución definitiva al misterio, salvo que Patoff es cojuelo y que ha dejado a su paso un cierto triunfo material y un gran vacío moral en la empresa. CompWare no ha dudado en utilizar prácticas poco éticas para sus fines y no le ha importado nada los daños que algunos de sus productos causaban en sus clientes. En palabras de Patoff, «Bienvenido al mundo real». Salvo que uno se empeñe en negarlo, está claro quién o qué es Patoff. Cualquier otra solución convertiría esta historia en algo desquiciado.

Ello propicia las continuas sorpresas que aporta la trama, el título de cada capítulo, y la evolución de los personajes. Estamos continuamente dentro del Fausto, y vemos a su siniestro compañero, elegante ejecutivo moderno que no huele a azufre, desplegando todo su poder y encanto en el mundo moderno: clubes exclusivos, lujos… y su capacidad de destruirlo todo en un momento. Sin que Patoff mueva una ceja, el público está siempre en tensión. Teme en cada momento lo que pueda suceder a Craig y a Elaine, y qué maldad estará tramando ese hombre. El papel está escrito a la medida de Christoph Waltz, realmente mefistofélico, casi siempre agradable, simpático, y también temible. Nat Wolff, el programador, y Brittany O’Grady, en el papel de Eileen, son impagables al mostrar cómo les afecta su consultor.

La producción es excelente, el interés no decae en ningún momento, mezclado con una cierta inquietud.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (The Consultant), 2023
  • Dirección: Matt Shakman, Daniel Attias, Charlotte Brandstrom, Alexis Ostrander, Karyn Kusama
  • Fotografía: Elie Smolkin, Eduardo Enrique Mayén, Jess Hall
  • Música: Jeff Russo
  • Duración: 1 temporada (8 capítulos de 30 min.)
  • Emisión en España: Prime Video (estreno 24.2.2023)
  • Público adecuado: +16 años (S-V-D-)
Suscríbete a la revista FilaSiete