Fundación

Obra fastuosa, que merecería ser proyectada en pantalla grande, con sets reales grandiosos y efectos especiales de grandísima calidad

Fundación (2021)

Fundación: La saga de Asimov hecha serie

En 1942 Isaac Asimov inició la publicación de su trilogía Fundación, Fundación e Imperio y Segunda Fundación. Se trataba de un grandioso fresco galáctico inspirado en el Imperio romano, más bien en la Historia de la decadencia y caída del Imperio romano de Gibbons, cuyo sesgo resultaba particularmente atractivo para el autor. Mérito de Fundación es su concisión, unas doscientas páginas por tomo, la trilogía al completo es más breve que el primer tomo de muchas sagas que la han sucedido. Asimov introdujo el tema de la psicohistoria, ciencia matemática que permite predecir el futuro (más o menos como los algoritmos actuales de internet que se esfuerzan -y aciertan mucho- por predecir la conducta de los usuarios/consumidores.

Hari Seldon, matemático inventor de la psicohistoria, no predice hechos concretos, eso es imposible, sino tendencias. Desde su cátedra dice al emperador galáctico que sus ecuaciones indican que el imperio caerá en breve. Para su supervivencia, explica, él ha creado una Fundación que preservaría las esencias de la civilización y facilitaría la recuperación tras la inevitable caída. El emperador consiente que los miembros de la Fundación se instalen en Terminus, planeta en los confines del universo. El tercer volumen revela la existencia secreta de una segunda fundación, también fundada por Hari Seldon. 32 años después de Fundación, Asimov retomó su saga, para peor. La siguió retocando hasta el final de sus días. La trilogía original sigue siendo un monumento que inspiró la ciencia ficción contemporánea, especialmente sagas como Dune y la propia Guerra de las Galaxias.

Huelga decir que durante mucho tiempo ha habido intentos de trasladar esta historia a la pantalla. Y que si bien esta producción es la primera que lo consigue, se toma muchas, muchísimas libertades, con respecto al original.

Pilota el proyecto David S. Goyer, coguionista de la trilogía de Batman de Christopher Nolan, quien toma la idea general de un vasto imperio galáctico, la predicción de Hari Seldon sobre el próximo fin del imperio, y el viaje de sus seguidores al planeta Terminus. Aquellos que han leído la obra de Asimov reconocerán de pasada múltiples referencias a diversos libros, formen o no parte de esta saga, y que estamos ante una obra original, en particular porque Goyer centra su relato en seis personajes de los cuales cinco son creación suya: el emperador Cleon y la dinastía clónica; Gaal Dornick, joven y genial matemática que Seldon convierte en elemento esencial para sus planes, y Salvor Hardin, mujer guerrero que protege la Fundación; el sexto sería Hari Seldon. Cada episodio sigue a estos personajes -y a decenas de otros de menor relevancia- en un continuo vaivén en el espacio y el tiempo.

Fundación es una obra fastuosa, una realización visual que merecería ser proyectada en pantalla grande. El rodaje ha sido pulcro, los sets reales son grandiosos, y los efectos especiales son de grandísima calidad. Se nota el cuidado de los detalles, el vestuario, las texturas y colores que ayudan a definir los personajes de los diversos planetas, todos ellos humanos, o la precisión con que se trata la cartografía de un planeta acuático que apenas vemos unos escasos minutos. La banda sonora de Bear McCreary es excelente y apoya la producción de forma decisiva.

Esta primera temporada de Fundación es un prólogo en diez capítulos de una saga que será, al parecer, bastante larga. Se trata de una obra pulcra, muy bien realizada, de gran atractivo. Ahora bien, no es una obra para todos los públicos, y no nos referimos a la edad, sino a los planteamientos de base. El atractivo de la obra radica en las cuestiones que plantea: la libertad, qué es ser hombre, qué es el alma, qué constituye una civilización, qué lugar tiene la religión; en la fuerza visual con que muestra ese imperio galáctico, y en el ritmo con que pasa de un tema a otro, de un planeta a otro, de un personaje a otro. La narración es compleja, pese a todo se sigue bien. Goyer y su equipo consiguen interesar al espectador en el marco general de la historia y en cada uno de los personajes, incluso en el emperador y su enigmático robot.

En esta primera temporada no hay “grandes escenas de acción”, hay diversos romances que, salvo uno, son concesiones a la galería. Las interpretaciones son notables, en particular el trabajo de Lee Pace (el emperador en activo), de Lou Llobel (la joven matemática) y Jared Harris (Hari Seldon). Los planteamientos son materialistas, como lo era la historia de Asimov, y pesimistas, como suele ser Goyer con una aguda y poco alentadora visión de la humanidad.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (Foundation), 2021
  • Dirección: Rupert Sanders, Jennifer Phang, Roxann Dawson, Alex Graves
  • Fotografía: Danny Ruhlmann, Darran Tiernan, Tico Poulakakis, Owen McPolin, Cathal Watters, Steve Annis
  • Música: Bear McCreary
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 55 minutos)
  • Emisión en España: Apple TV+ (estreno 24.9.2021)
  • Público adecuado: +16 años (VX-)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil