La conjura contra América: Roth y Simon, dos pesos pesados

La novela de Philip Roth (1933-2018), en la que se ba­sa esta miniserie de David Simon para HBO, tiene un ar­gumento que recuerda al de El hombre en el castillo (2015-2019), la alabada versión televisiva del relato de Phi­lip K. Dick. En ambos casos, se plantea una historia al­ternartiva, con Estados Unidos cediendo ante el poder del nazismo. La conjura contra América parte de la posibilidad de que Hitler no tuviese que atacar para dominar el otro lado del Atlántico. El presidenciable americano Char­les Lindbergh es un títere en manos del dictador ale­mán que permite el incremento de la persecución a los judíos en territorio americano.

Simon (Washington D.C., 1960) goza de un prestigio incuestionable como creador y guionista de series co­mo The Wire, Treme o Show me a Hero. Como suele ser habitual en sus trabajos, la cadencia en el relato es de­tallista y pausada, construyendo una atmósfera que pue­de encandilar con su sugerencia o distanciar con su par­simonia. Al igual que en la novela original, la historia está contada desde el punto de vista de un niño de 8 años que acentúa el dramatismo y la incredulidad ante una violencia social imprevisible a punto de explotar.

Simon y Roth coinciden en una visión pesimista y áci­da del ser humano y de la civilización norteamerica­na. Sus dardos están envenenados y, a veces, pueden re­sultar excesivos, aun reconociendo el estilo con el que los lanzan en escenas de una brillante y sutil construc­ción dramática. Es evidente que ambos parten de posi­cio­nes políticas muy marcadas que no dejan de mostrar en ningún momento a la hora de reinterpretar la his­toria de América en el siglo XX. Ha sido bastante evi­dente en la polémica veraniega en twitter sobre la mi­niserie, apoyada en la admiración mutua que se profesan el guionista norteamericano y el político español Pa­blo Iglesias.

Grandes actores y brillante diseño de producción

El diseño de producción y los actores están a la altu­ra de una gran serie de HBO. En el casting destacan tan­to los veteranos reconocidos –Winona Ryder y John Tur­tu­rro (dos intérpretes de cine que, desde hace años, ha­cen sus mejores trabajos para televisión)- como ar­tis­tas emer­gentes: Zoe Kazan (La gran enfermedad del amor, La ama­bilidad de los extraños) o Morgan Spector (Homeland), que componen un matrimonio conmovedor ante la ruina de una civilización. Lo más sorprendente es el pe­so dramático que soportan los actores más jóvenes, que están espléndidos. Especialmente Azhy Robertson (que ya mostró su talento en Historia de un matrimonio) y el primerizo Caleb Malis, que se convierten en el eje so­bre el que se construye toda la historia.

Aunque la serie tiene innumerables virtudes narrati­vas en el desarrollo de los personajes, adolece de algunas carencias en la evolución de la trama que hacen que el relato no tenga siempre la tensión y el ritmo que me­re­cería. Particularmente, en los dos últimos capí­tu­los, hay una previsibilidad y falta de emoción que hacen que la serie no sea lo sobresaliente que apuntaba en sus prometedores inicios. La conjura contra América se que­da a mitad de camino al cerrar en falso la historia con retratos maniqueos y resoluciones algo sim­plistas.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU. (The Plot Against America, 2020)
  • Dirección: Minkie Spiro
  • Argumento: Basado en la novela homónima de Philip Roth
  • Fotografía: Martin Ahlgren
  • Montaje: Joe Hobeck, Brian A. Kates
  • Música: Blake Leyh
  • Diseño de producción: Jordan Jacobs
  • Duración: 1 temporada (6 capítulos de 60 minutos)
  • Emisión en España: HBO
  • Público adecuado: +18 años (VXD)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete