La templanza: Entre países y viñedos

El esplendor y la rica variedad de la España colonial de finales del XIX son desde luego el escenario idóneo pa­ra ficciones cinematográficas, sin embargo pocas lo ha­cen. Después del éxito cosechado con la adaptación de El tiempo entre costuras (2012), las productoras de Atres­media y Boomerang TV se atreven de nuevo con otra de las novelas de la escritora española María Dueñas, La templanza.

La historia está narrada en dos tiempos repartidos en­tre los diez episodios de la serie. El primer tiempo son las vidas paralelas de Soledad Montalvo (Leonor Watling) y Mauro Larrea (Rafael Novoa). Ella es una joven je­rezana, hija de grandes bodegueros y casada con un gran empresario londinense para afianzar los negocios, él es un joven viudo castellano que emigra a México pa­ra hacer fortuna. Veinte años transcurren en la vida de am­bos en escenarios tan variopintos como México, La Ha­bana y Londres. En el segundo tiempo las vidas de los dos protagonistas se encuentran en el Jerez de 1870, una ciudad boyante, luminosa y folklórica, en donde am­bos hacen frente a problemas del pasado y, entre los viñedos, vislumbran nuevas oportunidades de vida y de ne­gocio.

Al estilo de las grandes superproducciones, la serie cui­da con esmero el retrato de la vida en las cuatro ciudades en las que transcurre la trama. La fotografía, la am­bientación y el vestuario introducen muy rápidamente al espectador en la historia desde el inicio. Rodada de manera casi íntegra en España, la serie sin embargo con­sigue recrear la riqueza multicultural y exótica de La Habana colonial, el mundo criollo y el indígena, y tam­bién la luminosidad y prosperidad de Jaén en sus tie­rras, viñedos y calles.

Son los elementos folklóricos, a los que se añade la te­má­tica propia del sherry jerezano, los que más destacan en la serie. La trama pierde fuelle en algunos mo­men­tos, especialmente en la segunda parte de la his­to­ria, con interpretaciones y giros de guion algo for­zo­sos y previsibles. Al igual que ocurría con el tema na­zi en El tiempo entre costuras, esta historia toca de pun­tillas otro tema de la leyenda negra española: la esclavitud, ne­gocio ilegal con alguna rémora en Cuba. Sin em­bargo, resultará atractivo el retrato de Soledad como gran mu­jer de negocios, algo poco frecuente en el siglo XIX, ex­perta en vinos y enamorada del Jaén de su infancia. Leonor Watling y Rafael Novoa defienden con ele­gancia a sus personajes, a los que acompañan unos se­cundarios como Santos Huesos (Raúl Briones) y Trini­dad (Bella Agossou), a los que se les acaba cogiendo verdadero cariño. La antagonista Carola Gorostiza (Juana Acosta) cumple en su papel de mujer sin escrúpulos y también algo adelantada a su tiempo.

Una historia de amor, negocios y aventuras para degustar lentamente, y si es con un sherry, mejor.

Ficha Técnica

  • País: España, 2021
  • Dirección: Alberto Ruiz Rojo, Patricia Font, Guillem Morales
  • Fotografía: Bernat Bosch, Óscar Montesinos
  • Montaje: Iván Aledo, Enrique Domínguez
  • Música: Iván Palomares
  • Duración: 1 temporada (10 capítulos de 50 minutos)
  • Emisión en España: Amazon Prime Video
  • Público adecuado: +16 años (VX)
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año