Line of Duty: Policías y… policías

Jed Mercurio tiene experiencia y mucha mano para en­ganchar a los espectadores con series que no inventan na­da, pero que cuentan muy bien lo que toca, en este ca­so, el trabajo en Reino Unido de un departamento policial que se encarga de investigar los llamados asuntos in­ternos de la Policia Metropolitana. Vamos, que se de­di­can a pillar a policías corruptos y, si se tercia, a los cri­minales con los que trabajan.

Line of Duty siempre ha liderado las audiencias, desde su primera temporada emitida en el año 2012 en la BBC Two. Lue­go pasó a BBC One. En 2017, la serie fue ad­quirida por la cadena privada ITV, que la comparte con BBC. Line of Duty es lo primero que hizo Mercurio, des­pués célebre por sus series médicas y por la reciente Bo­dyguard.

La sexta temporada de Line of Duty continúa con las in­vestigaciones que singularizan un relato que, como en The Wire y The Shield, sabe vertebrarse, manteniendo a los protagonistas en contacto con tramas de largo recorrido que se arrastran desde la primera temporada, como la identidad del gran responsable de la red de corrupción policial, el inevitable X.

El superintendente Ted Hastings, jefe del AC-12, sigue luchando contra los que quieren destruir la unidad an­ticorrupción. Sus agentes de confianza, los leales inspectores Steve Arnott y Kate Fleming, batallan contra sus propios fantasmas mientras se infiltran en unidades po­liciales sospechosas.

La investigada de la temporada es la inspectora jefe Jo Davison, que interpreta una estupenda actriz, Kelly Mac­donald. La opositora del AC-12 es la superintendente Carmichael, a la que da vida la siempre eficaz Anna Max­well Martin, que construye una tipa híspida capaz de terminar con la paciencia del santo Job.

Como hasta ahora, los interrogatorios son muy tensos y bien llevados, las escenas de acción espectaculares y las intervenciones muy bien asesoradas para que se hagan con arreglo a los protocolos establecidos.

Como también es tradicional en la serie, los deus ex ma­china se usan varias veces para que todo pueda mantenerse en pie. Afortunadamente, en esta temporada, los guionistas renuncian a las rídículas “extracciones de ur­gencia” por las que unos policías uniformados se lían a tiros en una comisaría para llevarse a un agente corrupto que está siendo interrogado por policías. Ese era el principal defecto de Line of Duty y lo han corregido.

Parece que la serie podría decir adiós con esta sex­ta tem­porada, pero las cosas quedan para poder con­tinuarla. Mer­curio es hábil para lograr que empatice­mos con los tres personajes principales, aunque hay que reconocer que sus arcos son elementales, mucho más que los de otras series policiales de calidad.

Con todo, Line of Duty se ve bien, es amena e intensa. Una de las más emblemáticas producciones británicas con guion original. Tiene mérito. Aunque les seré sincero: me parece infinitamente mejor la española Hierro.

Ficha Técnica

  • País: Reino Unido, 2012
  • Dirección: Douglas Mackinnon, David Caffrey, Daniel Nettheim, Michael Keillor, John Strickland, J. Mercurio, Gareth Bryn, Susan Tully
  • Fotografía: Ruairi O’Brien, Peter Robertson, Anna Valdez-Hanks, Stephen Murphy, Tim Palmer
  • Música: Carly Paradis
  • Duración: 6 temporadas (36 capítulos de 60 minutos)
  • Emisión en España: Netflix, Movistar+
  • Público adecuado: +16 años (V)
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor