Mob City: Demasiado humo

· El problema fundamental de esta serie no es­tá en los actores, ni tampoco en la cuidada pues­ta en escena, vestuario, etc. La carencia fundamental de Mob City está en un guión sin magia, sin diá­logos de doble y triple lectura que hacen posible el noir.

Frank Darabont (nacido en 1959 en Molebard, Fran­cia, aunque residente desde su infancia en la ciu­dad estadounidense de Los An­geles) es el creador, guionista y director de esta se­rie basada en la no­vela L.A. Noir: La lucha por el al­ma de la ciudad más seductora de América, de John Buntin. El argumento de Mob City no es muy ori­ginal. Los Ange­les, desde los años 20 hasta los 50. Opulencia, co­rrupción y dos hombres dispuestos a gobernar la ca­lle: el detective Joe Teague (Jon Bernthal) y el clan de gangsters liderado por el obeso Mickey Cohen (Jeremy Luke).

Desde su comentada salida en septiembre de 2011 de The Walking Dead (él creó la serie pero al fi­nal de la primera temporada no renovó por diferencias económicas), Frank Darabont preparaba su re­greso triunfal en televisión. Tres años después, con un control absoluto de la producción, ha presentado esta miniserie que tenía a priori un peligro evi­dente: la comparación con Boardwalk Empire, la mul­timillonaria producción televisiva del trío Terence Winter, Scorsese y la cadena HBO, actualmente en 4ª temporada. Pero Mob City ni es tan tru­culenta ni juega a ser «moderna». Más bien es un homenaje al cine negro de los años 40-50 y a pe­lículas como Al rojo vivo, protagonizada por Ja­mes Cagney y dirigida por Raoul Walsh en 1949. No es casual que este título sea mencionado explíci­ta­mente por uno de los mejores personajes de la se­rie, interpretado por el cómico Simon Pegg (Misión Im­posible: Protocolo Fantasma, Bienvenidos al fin del mundo).

El protagonista de la serie es el detective Joe Tea­gue que está interpretado por Jon Bernthal (The Wal­king Dead, El lobo de Wall Street). También hay otros rostros conocidos de la televisión como Neal McDonough (Justified, Traveler), Milo Ventimiglia (Hé­roes), Robert Knepper (el depravado T-Bag de Pri­son Break) o Jeffrey DeMunn (The Walking Dead, Ley y orden). El reparto es muy solvente, aun­que se echa en falta un gangster con más presencia que la de Jeremy Luke, un secundario al que hemos visto muy poco en algunos capítulos de Touch o Hawai 5.0.

Pero el problema fundamental de esta serie no es­tá en los actores, ni tampoco en la cuidada pues­ta en escena, vestuario, etc. La carencia fundamental de Mob City está en un guión sin magia, sin diá­logos de doble y triple lectura que hacen posible el noir. Los personajes y las tramas son demasiado con­vencionales, ausentes de ironía y sentido del hu­mor. Con excepción de algunos diálogos de la femme fatale, interpretada por Alexa Davalos (Resistencia, Furia de titanes), apenas hay careos vibrantes, tiroteos sorprendentes y miradas que valen más que mil palabras. Por el contrario, la serie resulta tediosa con un ritmo lánguido en el que no hay sello propio en la planificación, el guión, los per­sonajes…

Buen reflejo de esta atonía generalizada es la música anónima de Mark Isham, uno de los compositores norteamericanos más asfixiados por su pro­lífica filmografía (casi 150 bandas sonoras en 30 años), apenas disfrazada con destellos innegables de creatividad (Crash, El río de la vida).

Mob City se une así a la larga cadena de fracasos del cine y la televisión actual empeñados en actualizar, o al menos recuperar, la atmósfera de películas como Perdición, Retorno al pasado o Sed de mal. Sal­vo honrosas excepciones (Los intocables de Elliot Ness, Muerte entre las flores, L.A. Confidential y, en cier­ta medida, Mad Men en la pequeña pantalla) el ci­ne clásico sigue siendo el dueño y señor del cine negro.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2013
  • Dirección: Frank Darabont, Guy Ferland
  • Duración: 1 temporada de 6 capítulos de 60 minutos
  • Producción: Darkwoods Productions, Switfly Productions, Michael de Luca Productions
  • Emisión en España: TNT (estreno 13.1.2014)
  • Calificación: +18 años (XV)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s