Modern Love 2: 8 historias más

John Carney (Modern Love (2019), Sing Street (2016),  Be­gin Again (2013), Once (2007) vuelve a apostar por el formato de 8 capítulos de treinta minutos para Modern Love 2. Historias breves, auto conclusivas, donde se con­densa con bastante elegancia la complejidad del amor y de las relaciones humanas. Al igual que ocurrió con la tempo­ra­da 1, se la ha calificado de producción amable, adjetivo que acier­ta si nos referimos al tono narrativo de las historias, pe­ro que no aplica si nos centramos en sus temas, ya que la se­rie aborda con crudeza y honestidad cuestiones como el due­lo, las in­fidelidades, las enfermedades físicas y mentales, o simplemente las dificultades ordinarias de la vida y de toda re­lación.

La dirección de cada uno de los episodios pasa por diferentes manos, y son precisamente los tres dirigidos por Carney, el creador de la serie, los que vuelven a brillar sobre el resto por su acierto e ingenio. Son sin duda lo mejorcito de esta nue­va temporada. Carretera con curvas con la capota bajada ahon­da en la memoria emocional de los objetos, Extraños en un tren a Dublín sobrecoge porque entremezcla esos momentos iniciales de la pandemia, cuando todos corrimos a nuestras casas con la incertidumbre por futuro, con el romanticis­mo de los amores de juventud, y Segunda oportuni­dad con el corazón y los ojos abiertos supone una mirada sen­cilla a los amores maduros que cristalizan con el tiempo. Los tres epi­sodios poseen la excepcional capacidad de hablar de lo gran­de a través de los detalles pequeños: un beso en un pa­so de cebra, una cura tras una operación, conversaciones de madrugada, miradas furtivas en el vagón de un tren, el anhelo por conservar lo que nos recuerda a la persona amada cuando no está…

- Anuncio -

Carney explica que el procedimiento de selección de las his­torias ha sido el mismo que en la temporada anterior: a tra­vés de los escritos inspirados en las columnas del New York Ti­mes él ha escogido aquellos que “hicieron que mi corazón la­tiera más rápido cuando los leí”. Y este fue el consejo que dio al resto de directores. Son muchas las historias que pueden contarse, pero no todas encajan en un formato de 30 mi­nutos ni tienen la altura emocional o la profundidad refle­xi­va que el creador de Modern Love 2 quiere para su serie. Al re­ferirse a Extraños en un tren…, Carney dice: “No queríamos crear una burbuja de fantasía, queríamos abordar lo que ha pa­sado, lo que hemos vivido en estos meses y mostrar que estamos escuchando”. Este aspecto es otro de los puntos en alza de la serie, la capacidad de retratar la vida moderna con su cru­deza y dificultades, pero aceptando que al mismo tiempo po­see momentos de inestimable belleza si estamos atentos pa­ra apreciarlos. No es difícil identificarse con uno o muchos as­pectos de sus protagonistas, a fin de cuentas el amor en todas sus formas suele ser eso de lo que hablamos por las calles.

No todos los episodios alcanzan esa altura o profundidad. Su afán por incluir la diversidad y la variedad, que se refleja tam­bién en la variedad de escenarios (Dublín, Try, Schenecta­dy, Nueva York, Albany…) y en la variedad racial de las parejas protagonistas, lleva a contar la iniciación de dos jóvenes les­bianas en el instituto: ¿Soy…? quizás este test me ayude, o el recuerdo de una noche pasajera entre dos jóvenes gays: ¿Tú cómo me recuerdas?. Curiosamente estos dos capítulos se atas­can en su ritmo narrativo, ofreciendo buenas interpretaciones pero resultando muy previsibles, sin hondura (a pesar de lo interesante que resulta ese retrato de la joven Katie obsesionada por encontrar sus identidades a través de internet), y quedándose muy por detrás del resto de los episodios. No es de extrañar cuando son las etiquetas o las cuotas las que ri­gen la producción o la selección de las historias.

Son muchos otros factores los que hacen que el visionado de Modern Love 2 sea algo mucho más que amable. La producción y la fotografía están cuidadas hasta el más pequeño detalle. La música vuelve a ser moderna, original y con can­ciones propias bajo la supervisión de Gary Clark y John Car­ney. Pe­ro una vez más vuelven a destacar por encima de to­do las in­terpretaciones, están sublimes Stephanie Curran, Lu­cy Boyn­ton, Garrett Hedlund, Tobias Menzies y Sophie Oko­nedo, y no se queda atrás el resto del reparto logrando que no rechine ninguna de las interpretaciones.

Pero sin duda lo mejor de esta serie, que previsiblemente se­guirá ofreciéndonos nuevas historias, es su capacidad de to­car el corazón del espectador de manera muy personal a través de historias muy humanas, ordinarias y extraordinarias.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2021
  • Dirección: John Crowley, Marta Cunningham, Andrew Rannells, Jesse Peretz, Celine Held, Logan George, J. Carney
  • Fotografía: Yaron Orbach, John Conroy
  • Música: Gary Clark, J. Carney
  • Duración: 2ª temporada (8 capítulos de 30 minutos)
  • Emisión en España: Amazon Prime Video (estreno 13.8.2021)
  • Público adecuado: +18 años (X)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete