Sin límites

Desangelada y anodina miniserie sobre la primera vuelta al mundo

Sin límites (2022)

Sin límites: Sevilla, 8 de septiembre de 1522

Crítica Sin límites | Han sido muchas las veces que los que estudian y/o enseñan cine en España se han referido a la Primera Circunnavegación de la Tierra -de la que se cumplen en breve 500 años- como una aventura que merecía ser contada en la gran pantalla y en una serie.

Creada por Miguel Menéndez de Zubillaga, esta miniserie de seis episodios tiene como guionista a Patxi Amezcua (La sombra de la ley, Bruc, Séptimo). Los dos primeros capítulos -vitales para enganchar al espectador con la presentación de los personajes y la disposición de los conflictos- son una calamidad.

El tono desabrido, cutre y elemental del planteamiento y la manera de llegar al primer punto de giro ponen al espectador al borde del abandono, propiciado exponencialmente por las declaraciones promocionales de un actor español que manifiesta una incultura tan insultante, que mejor ni mencionamos su nombre, entre otras cosas porque la manera de dar vida a su personaje es lastimosa.


Hay que tener sentido y sensibilidad para entender quiénes fueron Magallanes y Elcano, para hacerse cargo de la prodigiosa empresa en la que se embarcan 239 hombres. Gente que muere con 40 años y parecen haber vivido seis o siete veces.

Es una lástima que no haya acierto para narrar la rivalidad castellano-portuguesa tras el tratado de Tordesillas (1494) y las dificultades de Magallanes (educado en la corte portuguesa e hijo de hidalgos) para lograr que Portugal o Castilla financien su expedición que pretendía abrir la ruta occidental de acceso a las Islas de las Especias. La todopoderosa Casa de la Contratación sevillana terminará siendo la consignataria, tras una negociación interesantísima.

A partir del capítulo tres la serie mejora -era casi imposible hacerlo peor- pero, por desgracia, no logra navegar con soltura salvo en contadas ocasiones. Hay material dramático de sobra para contar: motines, traiciones, ejecuciones, espionaje, mercadeo con los habitantes de las islas, dificultades con algunos navíos de la flota de cinco barcos… Pero no hay ángel… Mucho tiene que ver con la ramplona elección de un director, Simon West (Con Air, Los mercenarios, Tomb Raider), más perdido que el barco del arroz. La realización es plana y roma, con una dirección de actores sonrojante.

No hay tempo, ni ritmo, ni encanto, casi todo es elemental y reiterativo… muy limitado. Se envilece innecesariamente a Magallanes y Elcano, presentando a Carlos V y a su corte como un hatajo de mentecatos. Y no, no lo eran. Son tipos enormes, con defectos y virtudes, claro, pero gigantes. La cosa es bastante más compleja e interesante que un cuentecito mínimo para adolescentes empanados.

Se precisaba algo de la ambición y la grandeza de espíritu de Magallanes y Elcano. Nadie pretende que unos buscadores de fortuna -que eso eran los marinos españoles y portugueses que ensancharon el mundo- vayan con un lirio en la mano, pero leídos los testamentos, algún libro de historia medianamente serio y la relación del veneciano Pigaffeta es comprensible que se eche en falta algo dramáticamente solvente.

Imaginen a Peter Weir al timón de esta historia… trasladen las estrategias de esa película sensacional y verán cómo disfrutan…

Ficha Técnica

  • País: España, 2022
  • Dirección: Simon West
  • Fotografía: Shelly Johnson
  • Música: Federico Jusid
  • Duración: 6 capítulos de 40 min.
  • Emisión en España: Prime Video (estreno 10.6.2022)
  • Público adecuado: +16 años (VX)
Suscríbete a la revista FilaSiete

Salir de la versión móvil