Stath Lets Flats: El humor inteligente de lo ridículo

Stath (Jamie Demetriou) proviene de una familia grie­go-chipriota dedicada al negocio inmobiliario en el Nor­te de Londres. A pesar de que está convencido de sus grandes aptitudes comerciales, la realidad es muy dis­tinta.

La comedia británica sigue apostando por ficciones de bajo presupuesto y un ingenio incontestable en el guion y la interpretación. No deja de ser paradigmático que dos de las últimas series ganadoras del BAFTA a la me­jor comedia (This Country y Stath Lets Flats) hayan su­perado a producciones mucho más caras y previsibles en su zafiedad (Catastrophe, Fleabag).

Jamie Demetriou es el verdadero mentor de esta serie rodada en un ambiente familiar que se transmite en ca­da capítulo. Este actor británico de origen chipriota es tam­bién guionista, y comparte reparto con su hermana Na­thasia y algunos de sus compañeros de escenario en pro­gramas cómicos de televisión en Reino Unido y Los An­geles. El elenco es extraordinario con una variedad de per­files en los personajes que favorecen las situaciones y diálogos desternillantes. La capacidad de estos actores pa­ra gestualizar de una manera tan exagerada sin perder la naturalidad es impresionante.

El humor de la serie destaca por una creatividad que ape­nas decae en algunos detalles soeces muy puntuales. El patetismo de los personajes recuerda al de la serie es­pa­ñola Vergüenza (Juan Cavestany, 2017), pero en es­ta ficción hay mucho más talento y elegancia. Por otro la­do, el diseño de producción es un personaje más de la serie; el interior decadente y claustrofóbico de unos apar­tamentos tan baratos como inhóspitos genera multitud de gags visualmente magistrales. También el deta­lle con el que está cuidado el vestuario de cada uno de es­tos agentes inmobiliarios es esencial para que todos los personajes tengan una identidad muy marcada y humorís­ti­ca.

La música griega de Erran Baron Cohen (hermano de Sa­cha) añade simpatía y cercanía a una historia plagada de guiños a los millones de inmigrantes que viven en In­glaterra. Este tipo de banda sonora es probablemente la única herencia valiosa de las películas de Borat, que saturan con un humor elemental y burdo.

Terminada la segunda temporada (con 6 capítulos ca­da una) de Stath Lets Flats, ya se ha renovado para una se­sión más. Algo que resulta muy lógico viendo el ritmo de cada capítulo, y la falta de desgaste o rutina en el de­sarrollo de la serie.

Ficha Técnica

  • País: Reino Unido, 2018
  • Dirección: Tom Kingsley
  • Fotografía: Will Hanke
  • Música: Erran Baron Cohen
  • Duración: 2 temporadas (6 capítulos de 23-25 minutos cada una)
  • Emisión en España: Filmin
  • Público adecuado: +16 años (X-D-)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete