Inicio Críticas series The Librarians

The Librarians

Las aventuras de estos bibliotecarios son inocentes y divertidas, se trata de resolver misterios impo­si­bles, de luchar contra criaturas fantásticas y de re­cuperar objetos mágicos

The Librarians (2007)

The Librarians: Grimm + Indiana Jones

La serie The Librarians comienza con la incorporación de un nuevo miembro a la biblioteca, un guar­dián -o protector- para Flynn Carsen, y en este mo­mento hay que advertir a los no iniciados que la se­rie es la secuela de las aventuras de Flynn Carsen, El Bibliotecario (The Librarian), protagonista de tres lar­gometrajes de televisión realizados por la TNT: El bibliotecario: En busca de la lanza perdi­da (2004), El bibliotecario 2: El mapa del rey Salomón (2006) y La maldición del cáliz de Judas (2008).

Noah Wyle, más conocido por sus trabajos en televisión que por los de cine, encarna a Flynn Carsen, un tímido empollón, contratado por la Metropolitan Pu­blic Library como bibliotecario, que poco a poco des­cubre que la biblioteca es mucho más de lo que pa­rece, es un gigantesco almacén de objetos mágicos -entre ellos El arca de la alianza, la Caja de Pandora y la espada Excálibur-, que hay que guardar y pro­teger.

A lo largo de esas tres películas, Flynn descubrirá ple­namente su misión y la de la biblioteca en el mun­do; también mostrará que si bien su personaje es­tá inspirado en Indiana Jones, no es un calco del mis­mo. El bibliotecario es un representante de la lu­cha eterna del bien contra el mal, su mundo es má­gico y sus historias son un desenfadado desarrollo de las mitologías de siempre.

The Librarians -esta vez no han traducido el títu­lo- es un curioso equipo formado por Jacob Stone -coe­ficiente intelectual de 190-, Cassandra Cillian -me­moria fotográfica- y Ezekiel Jones -sensacional la­drón-, tres genios que unos años antes, cuando la biblioteca contrató a Flynn, también aspiraron al pues­to de bibliotecario. En el momento de máxima ne­cesidad para el mundo -el espectador descubrirá por qué-, Flynn los enrola como ayudantes bajo la di­rección de la coronel Baird (Rebecca Romijn). For­man una unidad antiterrorista bajo la tutela de Jen­kins (John Larroquette), veterano investiga­dor de la biblioteca, hechura del librero británico de la se­rie Buffy.

Las aventuras de estos bibliotecarios son inocentes y divertidas, se trata de resolver misterios impo­si­bles, de luchar contra criaturas fantásticas y de re­cuperar objetos mágicos. Muestran que es más importante el estudio y conocimiento que la fuerza bru­ta, que el bien es mejor que el mal, que el mun­do está lleno de magia, que ninguno puede trabajar en solitario y que deben confiar los unos en los otros.

La serie está rodada en clave de humor. No es pro­funda, ni es perfecta, pero sí es un buen entretenimiento con fondo cultural. Cada capítulo es una his­toria completa, un episodio del enfrentamiento de la biblioteca con La Hermandad de la Serpiente u otras entidades malignas, la búsqueda de un obje­to mágico o mitológico -en el cuarto episodio van a buscar a Santa Claus- y parte de la búsqueda de la biblioteca, principal enigma de toda la primera tem­porada.

Ficha Técnica

  • País: EE.UU., 2014
  • Dirección: Dean Devlin, Jonathan Frakes, Marc Roskin, Noah Wyle
  • Fotografía: David Connell
  • Música: Joseph LoDuca
  • Producción: Turner Network Television (TNT)
  • Duración: 1 temporada de 10 capítulos de 42 minutos
  • Emisión en España: Canal SyFy
  • Público adecuado: +12 años (V-)
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.
Salir de la versión móvil