Daddy Long Legs (Jean Negulesco, 1955) incluye una secuencia (Ángel de la Guarda) en la que te duelen los ojos de tanto admirar.

4015CC28-BC86-4811-899E-2F4F2A13349C

  • La música
  • La danza
  • El vestuario (Charles Le Maire se encarga de la ropa de danza y lo que hace es asombroso. Claro, venía de hacer en el 53 Cómo casarse con un millonario y Los caballeros las prefieren rubias)
  • El decorado (tendría que escribir 8 o 10 folios…)
  • La planificación
  • La destreza en el manejo del formato Cinemascope que había comprado la Fox
  • La luz
  • Las transiciones
  • Los diálogos callados de un guión delicioso
  • La sabiduría fotográfica de Leon Shamroy. Esa manera sublime de guardar la distancia.
  • La experiencia de Fred Astaire, su memoria prodigiosa, le permite emplear recursos que ya había usado formidablemente en Carefree (1938) con una bellísima Ginger. Parecen nuevos (los recursos) por la jovialidad chispeante de Caron y la veteranía de Fred, cuyo personaje saca un montón de años a la chica. Es el talento descomunal de un genio que ensayaba hasta el mínimo gesto. De ahí la foto de abajo, de un ensayo de la película, enormemente expresiva.