Palmarés y crónica del 17º Festival de Cine Español de Málaga
Juan Diego emprende Anochece en la India. Palmarés y crónica del 17º Festival de Cine Español de Málaga

Palmarés y crónica del 17º Festival de Cine Español de Málaga

 10.000 Km ha sido la gran triunfadora. La opera prima del catalán Carlos Marques-Marcet ha logrado los premios de mejor película, director, actriz y guión novel.

El amor a distancia ha sido el que más ha emocionado al jurado del festival. 10.000 km era la favorita en las apuestas y finalmente ha sido la ganadora. El hasta ahora cortometrajista y editor Carlos Marqués-Marcet obtiene así un respaldo importante con su opera prima.

 

En los premios de interpretación se ha sumado veteranía (Juan Diego y Elena Anaya) y algunas nuevas caras del cine español (Natalia Tena, Salva Reina y Héctor Medina). Paco León vuelve a ser bien recibido en Málaga al lograr el premio al mejor guión y a la mejor actriz secundaria (Yolanda Ramos) por Carmina y amén. El premio del público se lo ha llevado una las grandes sorpresas del festival, la malagueña 321 días en Michigan de Enrique García.

Entre las títulos que se van de vacío del Festival destaca Purgatorio de Pau Teixidor, una película de terror muy sugerente y La vida inesperada de Jorge Torregrosa, una comedia divertida y luminosa. Dos buenas muestras de cómo el cine español cada vez se encuentra más cómodo haciendo películas de género.

PALMARÉS SECCIÓN OFICIAL

BIZNAGA DE ORO A LA MEJOR PELÍCULA 10.000 KM, de Carlos Marques-Marcet

BIZNAGA DE PLATA PREMIO ESPECIAL DEL JURADO Todos están muertos, de Beatriz Sanchís

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR DIRECCIÓN 10.000 KM, de Carlos Marques-Marcet

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR ACTRIZ Ex aequo a Natalia Tena por 10.000 KM y Elena Anaya por Todos están muertos

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR ACTOR Juan Diego por Anochece en la India

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR ACTRIZ DE REPARTO Yolanda Ramos por Carmina y amén

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR ACTOR DE REPARTO Ex aequo a Salva Reina y Héctor Medina por 321 días en Michigan

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR GUIÓN Paco León por Carmina y amén

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR BANDA SONORA ORIGINAL Akrobats por Todos están muertos

 BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR FOTOGRAFÍA – DELUXE Nicolas Bolduc por No llores, vuela

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR MONTAJE José Manuel García Moyano por Anochece en la India

 BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR GUIONISTA NOVEL Carlos Marques-Marcet y Clara Roquet por 10.000 KM

BIZNAGA DE PLATA PREMIO ESPECIAL DEL JURADO DE LA CRÍTICA – FNAC 10.000 KM, de Carlos Marques-Marcet

BIZNAGA DE PLATA PREMIO ESPECIAL DEL JURADO JÓVEN – UNIVERSIDAD DE MÁLAGA Todos están muertos, de Beatriz Sanchís

BIZNAGA DE PLATA PREMIO DEL PÚBLICO – GAS NATURAL FENOSA 321 días en Michigan, de Enrique García

PALMARÉS SECCIÖN ZONZINE

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR PELÍCULA La cueva de Alfredo Montero

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR DIRECCIÓN  Eric Boadella por Toastmaster (El maestro del brindis)

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR GUIÓN Eric Boadella por Toastmaster (El maestro del brindis)

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR ACTOR Marcos Ortiz por La cueva 

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR ACTRIZ Eva García por La cueva

 

DOCUMENTALES

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR DOCUMENTAL Ciutat morta (Ciudad muerta), de Xavier Artigas y Xapo Ortega

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR DIRECTOR Sebastián Alfie por Gabor

 

TERRITORIO LATINOAMERICANO

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR PELÍCULA Conducta, de Ernesto Daranas

BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR DIRECCIÓN Ernesto Daranas por Conducta

 BIZNAGA DE PLATA A LA MEJOR ACTRIZ Alina Rodríguez por Conducta

BIZNAGA DE PLATA AL MEJOR ACTOR Carlos Frasca por Rincón de Darwin 

 

Crónica diaria del Festival

 

Viernes 28 de marzo

Un gran día en Málaga. Lo merecíamos el público, la crítica y este gran Festival. Dos películas muy distintas pero con un talento inmenso para que no mires el reloj en hora y media.

«Purgatorio»: fascinante hechizo

Con pocos actores, metros cuadrados y unos muebles de Ikea el primerizo Pau Teixidor (hasta ahora asistente de dirección en películas tan valiosas como Eva o Bruc) ha firmado un obra mayor de terror. Con un portentoso uso de la música de Aaron Rux (Gente en sitios), este director crea una atmósfera fascinante en los 80 minutos de metraje en los que hay miedo, emoción y reflexión. El argumento es mejor no detallarlo. Una mujer, una casa, un niño… Y todo lo que puede dar de sí el miedo a la soledad.

Oona Chaplin soporta un gran peso dramático en la película, pero esto no es novedoso. Lo asombroso es lo del joven barcelonés Sergi Méndez que está fabuloso y creíble en un personaje dificilísimo. Y tiene 13 años recién cumplidos. La película es un triple mortal en la que no era difícil sobrevivir. Y Pau Teixidor (apunten ese nombre) no sólo no ha salido ileso, sino que ha logrado una película más que notable.

«La vida inesperada»: con esa pareja y ese fondo de pantalla…

Es difícil hacer una mala película con ese reparto y Nueva York por medio. Pero Jorge Torregrossa no había dado con la tecla en sus anterior película (Fin). Ahora lo intenta y lo logra con una comedia optimista, entrañable, simpática. Con dos actores que caen bien desde el primer momento como Javier Cámara y Raul Arévalo.

Una película que además brilla con especial intensidad gracias a la fotografía de Kiko de la Rica. Quizás se podían haber evitado varios lugares comunes en los personajes, y no vendrían mal unos grados más de profundidad en la historia. Aún así, hoy no podemos quejarnos. Jornada redonda del Festival de Málaga en las que hemos disfrutado con dos estupendas películas. Más vale tarde que nunca.

Jueves 27 de marzo

«Anochece en la India»: Juan Diego no puede con todo

Que Juan Diego es un gran actor no lo duda nadie. Y que Javier Pereira (Stockholm) es uno de los actores jóvenes de nuestro cine con más talento, tampoco. Pero en esta película no se puede hacer mucho. La historia de un inválido que viaja a la India en plan hippie podría ser interesante si el argumento tuviese giros, tensión dramática, si los personajes no fuesen de usar y tirar. Y no estaría de más que la música tuviese valor dramático y no resultase tan persistente, tan repleta de canciones en inglés inacabables como si fuese una (mala) serie de televisión.

La frase con la que acaba el trailer de la película es muy clarificadora. La recita Juan Diego con voz desgarradora y ojos vidriosos. «Me lo he pasado de puta madre. De putísima madre». Lo peor es que se supone que estos versos son un compendio del personaje y su particular viaje. Tremendo.

 

 «Todos están muertos» o el ochentero resucitado

Hay que reconocer a esta película que tiene dos grandes ventajas: una premisa original y una actriz protagonista como Elena Anaya. Ella es Lupe, una mujer que no sale de casa desde hace años, a pesar de haber sido una cantante muy famosa en los años ochenta. El grupo se llamaba Groenlandia (buen nombre para un grupo ochentero), y en él estaba también su hermano que murió en un trágico accidente. Con la ayuda de su madre y la memoria de su hermano, la vida de Lupe intentará recomponerse.

Aunque tiene buenos detalles (los créditos, las interpretaciones de Elena Anaya y la mejicana Angélica Aragón, el arranque de la película), el desarrollo y desenlace son muy decepcionantes. Pesa mucho la voz en off y la interpretación mortecina del jovencísimo Christian Bernal, un actor primerizo al que se le da demasiado peso dramático. También están muy desaprovechadas las tramas secundarias de dos jóvenes tan solventes como Macarena García (Blancanieves, Niños robados) y Patrick Criado (La gran familia española). En definitiva, una película fallida pero distinta y con algunos detalles interesantes.

Miércoles 26 de marzo

Hoy ha sido un día en el que hemos tenido los dos extremos. La mejor película y la peor de lo que llevamos de Sección Oficial.

«Por un puñado de besos»: nada que ver con Sergio Leone

Era consciente de que no iba a ver Nothing Hill o Breve encuentro. De todas formas, la película de David Menkes me ha dejado boquiabierto. El director y guionista de perlas cinematográficas como Atómica o Más que amor, frenesí, se atreve con todo y hace que la pareja Ana de Armas-Martiño Rivas se enamoren a base de un guión «impagable».

«Le encanta cubrir con azúcar glass sus momentos de subidón». «Podemos crear una burbuja y compartirla».  «Soy mujer y no soy tonta». » ¿Bailamos? No hay música. Imagínatela». «Y su cintura es un yo-yo jugamos ella y yo» «Es muy rico.  Ay no sé, tiene algo». «Todos llevamos un anuncio y el mío dice creo en el amor para siempre».

Lo prometo. Es real. Yo escuche estas palabras mientras ella, con un look Hannah Montana muy clarificador, y él, con su melena Rey León, demostraba que lo del anuncio de Loewe no fue un accidente.

«321 días de Michigan»: Y muchos metros por delante

Ha tardado en llegar pero finalmente tenemos una gran película en la Sección Oficial. Una visión de la cárcel distinta, más matizada, humana y luminosa que la que nos suele mostrar el cine. Esta película malagueña te interesa de principio a fin por qué está bien documentada, escrita e interpretada. Y por si fuera poco la música es de uno de los mejores compositores del cine español: Fernando Velázquez.

El argumento se centra en un «alienígena» (un hombre de negocios culpable de un delito financiero) recién aterrizado en una cárcel malagueña. A sus amigos de las finanzas les ha dicho que se va a Michigan durante 321 días, pero realmente va a pasar ese tiempo entre rejas donde cambiará su percepción de la vida.

La gran ventaja es que la película tiene un sello personal que hace que la propuesta sea original y abierta a un público amplio. No hay las típicas escenas carcelarias y sí un puñado de historias entrecruzadas con sencillez y poesía. El reparto andaluz roza la perfección; seguro que a muchos de ellos no les faltará trabajo en los próximos años. Talento no les falta. Por lo que llevamos de Festival, estamos ante una de las grandes favoritas a los premios grandes.

Martes 25 de marzo

Aviso que no ha sido un gran día precisamente. La jornada ha sido muy dura con dos películas en permanente fuera de juego.

«El oro del tiempo»: muermismo «trapalleiro»

En Galicia se denomina «trapalleiro» el gallego pronunciado por los extranjeros del lugar, más bien «maldeletreado». Es lo que hablan los personajes de esta película, presumiblemente muy gallega.

O ouro do tempo es aburridísima desde el primer minuto, con ese zombi viviente que deambula su existencia tras la muerte de su mujer (¡que pasó a mejor vida hace 40 años!). La mantiene congelada, como si fuese Walt Disney, a la espera de que puedan curar la enfermedad que la mató. El tiempo transcurre lentamente, en un silencio combinado con diálogos huecos y rostros distantes como si la fuese una película de Kaurismäki. Galicia es mucho más fascinante. Lo prometo.

«Dioses y perros»: el talento se queda en el trailer

Al lado del Colegio Tajamar en Vallecas está el parque al que alude el trailer de esta incomestible película. Hay que reconocer que han escogido para la promoción la mejor escena de la película y el diálogo más salvable.

El resto es muy postizo: el boxeo, la atmósfera de nicotina y gimnasio sudoroso, el colegueo malote de Hugo Silva, el dicharacherismo pijo de Megan Montaner, las incontables canciones en inglés desgarrado. Salvando El crack, en España no se nos da bien esto del boxeo en el cine. No nos gusta ese deporte, hay poca afición. Y eso se nota. Mucho.

Lunes 24 de marzo

«10.000 km»: el problema no es la distancia

 

Alexandra y Sergio tendrán que poner su amor a prueba cuando ella se traslada durante nueve meses a trabajar a Estados Unidos. Su nuevo relación estará marcada por sus diálogos a través de Internet.

La trama podría haber funcionado ya que se trata de una situación cada vez más habitual y llena de ingredientes dramáticos imaginativos. Además, los actores tienen buena voz, son muy naturales… Pero hay tan poco personaje, tan poca historia que contar. Sobra física y falta química ya que las interminables escenas de desenfreno fisiológico son agotadoras y redundantes. Una película muy pequeña para un Festival como Málaga.

Lo mejor de la película es el cartel que se va a utilizar en la distribución en Estados Unidos.

«A escondidas» de Mikel Rueda

Segunda película de Mikel Rueda ambientada en una atmósfera asfixiante en la que dos chavales tendrán difícil una madurez aconsejable. Peli bien rodada, peor escrita, muy de Festival en el que tiene más fuerza la amistad entre los protagonistas que la relación homosexual que se sugiere.

«Kamikaze» y los quiebros de Alex Pina

En su esfuerzo por sorprender al espectador Alex Pina es capaz de hacer más quiebros y regates que Leo Messi en el Santiago Bernabéu. Pero esta vez el guionista de las dos partes de Fuga de cerebros o de series como El Barco y Los hombres de Paco, ha intentado dar un paso adelante con su primera película como director.

Kamikaze antes que nada es una película amable que busca entretener a todo tipo de públicos. Y creo que consigue este objetivo, siempre y cuando a uno no le importe que la evolución de la historia y los personajes no tengan ni pies ni cabeza. Alex Pina vuelve a demostrar que lo suyo no es la credibilidad, sino el ritmo, la sorpresa y la originalidad. El sacrificio narrativo y dramático es excesivo y esto hace que Kamikaze no sea una gran película, sino un pasatiempo bastante creativo, con un sentido del espectáculo muy bien traducido por los eficaces (y baratos) efectos especiales.

Me ahorro el contar el argumento porque el trailer de esta película lo explica muy bien.

Domingo 23 de marzo

«Los fenómenos»: Galicia en crisis

La primera película de la mañana ha sido una producción gallega de Alfonso Zarauza protagonizada por Lola Dueñas, Luis Tossar, Miguel de Lira y Xúlio Abonjo, entre otros. Los fenómenos cuenta la historia de supervivientes de la crisis que procuran ganarse la vida en el desahuciado mundo de la construcción. Lo mejor son los actores y algunos diálogos muy espontáneos, pero a la película le falta un norte claro. Está claro que hay una crítica a la situación económica actual, eficaz a ratos, aunque finalmente bastante genérica.

Faltan matices en unos personajes mal desarrollados y una trama que no logra mantener el interés  a lo largo de casi 100 minutos. Recordando otras películas estrenadas en Málaga en años anteriores resultan muchos más redondas 5 metros cuadrados de Max Lemcke o Somos gente honrada de Alejandro Marzoa.

Al acabar la película pudimos entrevistar a Xúlio Abonjo que ya apareció en Fila Siete con motivo de la serie Entre pipas. Este actor de Pontevedra no para de trabajar en proyectos de todo tipo que aprovechan su espontaneidad, «su aspecto físico de buena persona», como él mismo dice. En los próximos días publicaremos un extracto de esa entrevista.

«Amor en su punto»: ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir…?

El tráiler de esta película cuenta casi todo. Excepto en una cosa: el tono es aún más zafio y elemental. El argumento se centra en un  cocinero salido y ligón en busca y captura de una nueva hembra. Y resulta que la chica que cae en la telaraña está en proceso de recuperar la confianza en el amor. Pero amor hay poco. No hay evolución, ni sorpresas, ni inteligencia en los chistes. Hay escenas como la pelea de comida en la cocina que resultan bochornosas. Leonor Watling es una gran actriz y da pena verla en una película de humor tan tonto y facilón.

No voy a ponerme a hablar de las películas que utilizan el valor metafórico de la gastronomía con más acierto que ésta porque la lista resultaría interminable…

Sábado 22 de marzo

«No llores, vuela». Una apertura glamourosa y distante

No deja de ser curioso que la película de apertura de un festival de cine español esté dirigida por una peruana y protagonizada por Jennifer Connelly, Cillian Murphy y Mélanie Laurent y Oona Chaplin. Esta coproducción de España, Canadá y Francia tiene buenos momentos de interpretación, algunos detalles interesantes de fotografía… Pero la maternidad, la filiación y todo aquello que parece querer abordar Claudia Llosa en No llores, vuela, se queda muy lejos de la emoción sincera y de la reflexión honda. Aún así, la película tendrá repercusión internacional ya que Sony ha llegado a un acuerdo para distribuirla.

Carmina de Málaga dice «Hasta aquí hemos llegado»

Carmina, la madre de Paco y María León,  se hizo grande hace dos años en este Festival al que vuelve por la puerta grande. Tan espontánea y divertida, con un humor más negro y tal vez un guión más trabajado. Esta vez hay un muerto por medio y el argumento llega a ser aún más delirante. Eso sí, hay más problemas de ritmo, o es que a lo mejor se ha perdido parte de la magia con la falta de novedad.

Pero Carmina y Amén es el final de un díptico ya que su director ha afirmado que no habrá Carmina 3. Es la hora de renovarse y Paco León tiene talento para volver a sorprendernos.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete