62º Festival de San Sebastián (Día 6)

Después de cinco jornadas estupendas, este sexto día de Festival ha sido, con diferencia, el más prescindible

Felix y Meira
Felix y Meira

62º Festival de San Sebastián (Día 6)

Después de cinco jornadas estupendas, este sexto día de Festival ha sido, con diferencia, el más prescindible.

Las tres películas de la Sección Oficial que se han presentado hoy tienen un elemento en común. Poco que contar. La argentina Aire libre ha sido silbada en los dos pases de prensa. Algo que demuestra que Leonardo Sbaraglia es muy buen actor, pero no basta para sostener una película. El argumento trata de un matrimonio con demasiados problemas: muy poco amor y bastante egoísmo inmaduro en ambas partes. Lo intentan resolver sólo con sexo… Pero no tienen un diálogo interesante entre ambos, es todo rutina y vacío. Y una película así se hace eterna.

- Anuncio -

Felix y Meira es una película canadiense en la que tampoco podemos contar mucho de ella. Dos personajes que se miran, parece que se enamoran, entran, salen, se vuelven a mirar… Está claro que ninguno de ellos es feliz, uno con su padre muriéndose con demencia senil y la otra con un marido muy judío que se lava las manos siete veces nada más despertarse. 105 minutos. Demasiado.

Edén ha sido la oferta más interesante de un día muy gris. La directora es la joven Mia Hansen-Løve (El padre de mis hijos, Un amor entre juncos). Esta parisina de 33 años cuenta la evolución de un DJ desde la adolescencia a la madurez. Cocaína, discotecas, vinilos y chicas fáciles, unas duran más y otra menos, pero al final toda la vida de este personaje es un eterno retorno de ritmo y vacío. Lo milagroso es que sin apenas profundizar en la vida de estos estúpidos niños que hacen lo que les apetece en cada momento logra que no te alejes del todo de ellos. Y eso tiene mérito.

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año