A partir del próximo 3 de julio se podrá disfrutar en los cines de Apocalypse Now: Final Cut, el nuevo montaje realizado con motivo del 40º aniversario de la película que se presentará con una copia restaurada en 4K y con sonido Dolby Atmos.

Apocalypse Now es uno de los grandes clásicos del séptimo arte. En esta ocasión, la película de Francis Ford Coppola volverá a los cines españoles con un nuevo montaje, el «mejor» según su director. Al respecto, Coppola no duda que «creo que la primera era demasiado corta, y Redux era demasiado larga. Ésta es la mejor». El realizador alaba esta versión, que se escucha y se ve mejor gracias a la restauración en 4K llevada a cabo por él mismo a partir de los negativos originales.

Apocalypse Now no trata tanto de la guerra del Vietnam como de todas las guerras; al igual que el libro de Joseph Conrad en el que se basa, El corazón de las tinieblas, apenas tiene referencias geográficas. No es un retrato realista de la guerra, sino una visión personal. No es Platoon (1986).

Es una guerra extraña, un paraje mítico narrado con un lenguaje operístico, excesivo y brutal. Plagado de planos surrealistas donde se contraponen la civilización y la naturaleza: como el de esa vaca transportada por los aires en un helicóptero o la escena en que un tigre ataca al cocinero de la lancha. Y con esos fantasmales planos de helicópteros caídos que surgen de entre la niebla como mortecinos habitantes de un cementerio de elefantes metálicos.

Estrenada en 1979, fue rodado en Filipinas en condiciones terribles. La leyenda dice que entre tifones que destruyeron decorados, Harvey Keitel fue sustituido por Martín Sheen en el papel de Willard, al que terminó dándole un ataque al corazón. El guion es de John Milius, el guionista indicado a tenor de ser famoso por sus gustos por las armas y el surf. Marlon Brando aparece como un Kurtz descomunal que emerge siempre desde la penumbra recitando versos de La tierra baldía de T. S. Elliot y acompañado de un Dennis Hopper que hace de bufón shakesperiano.