Crash, un triunfo nada sorprendente

0
8
CRASH
CRASH

Crash, un triunfo nada sorprendente

Crash ha ganado de manera muy merecida el Oscar a mejor película en la edición número 78 de los premios que concede la Academy of Motion Picture Arts and Sciences con sede en Hollywood. El canadiense Paul Haggis (London, Ontario, 1953) obtiene mucho crédito con los tres premios cosechados por su emocionante cinta: película, guión original y montaje.

Salvo Munich, producida por Dreamworks, las restantes candidatas a mejor película no eran films de major o gran estudio, algo que muchos interpretan como una señal de que el cine norteamericano ha encontrado la manera de superar la sequía de ideas que viene caracterizando a los proyectos que tienen su origen en las grandes productoras.

El triunfo de Crash no supone ninguna sorpresa, desde el punto de vista de un espectador con buen paladar cinematográfico, aunque algunos medios daban por seguro el paseo triunfal de Brokeback Mountain. Crash es una película de muy buen nivel técnico e interpretativo, con un guión muy inteligente que sabe contar cuestiones importantes y de gran calado moral. Y lo hace de una manera vigorosa y muy original. Por tanto, de sorpresa, nada. El premio a mejor director que ha recibido el taiwanés Ang Lee viene a reconocer, en mi opinión, su habilidad para tunear un vehículo muy normalito y pasearlo por bellos paisajes con buena música de fondo. La pretensión de convertir Brokeback Mountain en una obra maestra sonaba -y suena- a desmesura.

En su conjunto, los Oscar 2006 vienen a confirmar una notable recuperación del cine norteamericano, con películas valiosas que se sitúan en el borde entre el cine comercial y el cine de autor.

Paul Haggis – Ang Lee (y Rob Marshall)

Las triunfadoras de la noche, con tres premios cada una, han sido Crash (película, guión original y montaje) y Brokeback Mountain (director, guión adaptado y música), aunque otras dos películas han cosechado el mismo número de premios. Memorias de una geisha, la adaptación de la novela de Arthur Golden, dirigida por Rob Marshall (Chicago), ha obtenido los premios a fotografía, dirección artística y vestuario. Por su parte, el neozelandés Peter Jackson ha vuelto a cosechar tres premios técnicos con su versión de King Kong (efectos visuales, edición de sonido y mezclas de sonido), que ha ganado la partida a Las Crónicas de Narnia, con sólo una estatuilla al mejor maquillaje.

A diferencia de otras ediciones en las que ha existido una notable concentración de premios, en ésta los cuatro premios interpretativos han ido a parar a películas distintas de las citadas hasta ahora. Philip Seymour Hoffman (Truman Capote) se ha llevado el premio a mejor actor por su soberbia caracterización del autor de la novela A sangre fría. La mejor actriz ha sidoReese Witherspoon, por su papel en la película En la cuerda floja. Hasta ahora protagonista de comedias de escasa calidad, la actriz demuestra su talento dramático encarnando a la cantante June Carter en el biopic sobre el cantante country Johnny Cash.

En el apartado de secundarios, George Clooney consigue a los 44 años su primer Oscar gracias a su papel de agente de la CIA en Syriana, una película muy interesante sobre los negocios del petróleo. Clooney optaba además al premio a mejor director por la película Buenas noches, y buena suerte, que se ha ido de vacío. Por su parte, la actriz londinense Rachel Weisz (El jardinero fiel) ha derrotado a Frances McDormand (En tierra de hombres), Michelle Williams (Brokeback Mountain), Amy Adams(Junebug) y Catherine Keener (Capote). Por mi parte, absolutamente nada que objetar: los trabajos de ellos y ellas son impecables, y en el caso de Seymour Hoffman y Witherspoon, modélicos.

Perdedores: una película, un director

Si hablamos de perdedores, el título es Buenas noches, y buena suerte, que optaba a seis galardones y no ha obtenido ninguno. No ha sido un buen año para una persona, Steven Spielberg. Dos películas dirigidas por él optaban a 8 premios. La Guerra de los Mundos (candidata a tres premios) y Munich (aspirante a cinco galardones, incluyendo película y director) se han ido de vacío.Truman Capote aspiraba a cinco premios y se ha llevado uno, el de actor principal. El premio a la película, al director o al guión adaptado hubieran sido, a mi juicio, absolutamente merecidos.

Otros premios

La sudafricana Tsotsi, una historia de bandas de delincuentes en Johannesburgo, ha obtenido el premio a la película en lengua no inglesa, superando a la alemana Sophie Scholl, a la francesa Feliz Navidad, a la italiana La bestia nel cuore y a la palestinaParadise now.

El premio al largometraje de animación ha correspondido a Wallace & Gromit. La maldición de las verduras, de Nick Park ySteve Box. La simpática pareja logra así su tercer Oscar, ya que había ganado dos Oscar al mejor corto de animación en 1994 y 1996. A sus 48 años, el inglés Nick Park se convierte en uno de los grandes de la historia de la animación.

La victoria del documental El viaje del emperador viene a refrendar el éxito de taquilla de una producción francesa, no especialmente brillante desde el punto de vista técnico, que ha sabido sacar partido a un hábil guión dramatizado. El premio vuelve a poner de relieve la buena racha de creatividad de los documentalistas franceses.

El Oscar honorífico le ha llegado al sureño Robert Altman (Kansas, 1925), después de cinco candidaturas a mejor director (M.A.S.H., Nashville, El juego de Hollywood, Vidas cruzadas y Gosford Park).