Inicio Noticias Actualidad del Cine El caso Villa Caprice, estreno en cines 21 de enero

El caso Villa Caprice, estreno en cines 21 de enero

La vida de Luc Germon, un famoso abogado de gran reputación, se ve trastornada cuando acepta a un nuevo cliente, Gilles Fontaine, uno de los empresarios más poderosos de Francia

El caso Villa Caprice (2020)

El caso Villa Caprice, estreno en cines el próximo 21 de enero

Dirigida y escrita por el cineasta francés Bernard Stora -acompañado en el guion por Pascale Robert-Diard y Sonia Moyersoen– y protagonizada por Niels Arestrup (Regreso a Montauk, Diplomacia) y Patrick Bruel (Lo mejor está por llegar, Una bolsa de canicas), el próximo 21 de enero llega a los cines el estreno de El caso Villa Caprice, un thriller sobre la justicia y sus consecuencias.

La vida de Luc Germon, un famoso abogado de gran reputación, se ve trastornada cuando acepta a un nuevo cliente, Gilles Fontaine, uno de los empresarios más poderosos de Francia. A este le acusan de comprar una propiedad en circunstancias sospechosas y deberá confiar en las habilidades de Germon para librarle del caso. Poco a poco, estos extraños aliados empezarán a convertirse en enemigos…

Como indica el marsellés Stora, «un abogado puede defender a matones, narcotraficantes, violadores y asesinos sin ser él mismo uno de ellos. ¿Pero puede defender al poder sin pertenecer a ese mundo? Y, sobre todo, ¿puede hacerlo sin abrazar sus métodos y sus sombras? En Francia, hay una docena de abogados cuyos nombres aparecen, a veces como aliados, a veces como adversarios, en casos escabrosos en los que se mezclan la vida pública y el interés privado, las finanzas y los secretos de Estado. Estos abogados se parecen a los poderosos clientes que representan. Se desplazan en las mismas limusinas con los mismos cristales oscuros, deslizándose hacia los mismos edificios de oficinas elegantes. Se dan el lujo de los mismos excesos caros. Pero las similitudes en el estilo de vida no convierten necesariamente a estos abogados en los pares de los poderosos».


De hecho, «tal vez el abogado haya vendido su alma por sus extravagantes honorarios. Tal vez su silencio ha sido comprado. Tal vez ahora es un cómplice, un títere implicado en un encubrimiento, y ya no es un agente libre. Estos prominentes abogados, típicos del capitalismo tardío, me despiertan interés. Y mi personaje de Luc Germon se inspiró en el suicidio de uno de ellos. El suicidio de un abogado es intrigante. Estos hombres se llevan a la tumba las sombras de otros hombres: un secreto que era demasiado para ellos. El cine nos da la libertad de entrar en ese santuario privado, el despacho del abogado penalista, donde abogado y cliente consultan sobre las mejores estrategias a adoptar para la defensa del cliente y el control de daños».

En el desarrollo de la historia, «Fontaine se ve desesperado cuando recibe la acusación, y ve a Germon como un salvador, se entrega totalmente a él. Pero un hombre acostumbrado a ejercer el poder no lo abandona a la ligera. Renunciar a él, aunque sea parcialmente, es insoportable».

En el reparto de El caso Villa Caprice, además de Arestrup y Bruel, también encontramos rostros reconocidos del reciente cine francés como Irène Jacob, Claude Perron, Michel Bouquet o Paul Hamy.

Suscríbete a la revista FilaSiete
Salir de la versión móvil